La Arquidiócesis de México acepta la histórica condena en contra de un ex sacerdote pederasta

“Estos comportamientos terribles nos producen dolor y vergüenza, y nos confirman en el compromiso de hacer todo lo necesario para sanar estas situaciones desde la raíz”, aseguró la Iglesia en la ciudad capital

La Arquidiócesis de México aceptó públicamente la histórica sentencia de 63 años de prisión al ex sacerdote Carlos López, luego de haber sido encontrado culpable de abusar sexualmente de un menor durante varios años en la década de los 90 de siglo pasado.

El Juzgado 55 en materia penal de la Ciudad de México dio a conocer el pasado 8 de marzo la sentencia condenatoria, que constituye la primera en contra de un sacerdote católico en la capital del país por el delito de pederastia, según el Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, órgano defensor de Jesús Romero Colín, la víctima.

En este contexto, la Arquidiócesis de México, que gobierna pastoralmente desde el pasado 5 de febrero el cardenal Carlos Aguiar Retes, ratificó el dictamen de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, y manifestó su plena disposición para colaborar con las autoridades en procurar la justicia social.

A través de un comunicado emitido por la Dirección de Comunicación Social, la Iglesia capitalina también se solidarizó con la víctima y con su familia, y lamentó profundamente lo sucedido. “Estos comportamientos terribles –señala– nos producen dolor y vergüenza, y nos confirman en el compromiso de hacer todo lo necesario para sanar estas situaciones desde la raíz”.

La Arquidiócesis dejó en claro que la Iglesia católica no estará conforme hasta que quede extirpado este mal, lo cual es una prioridad, como lo ha dicho en reiteradas ocasiones el papa Francisco.

Transparencia y tolerancia cero

El cardenal Carlos Aguiar Retes, en el desayuno que ofreció el 16 de febrero pasado a los reporteros de la fuente religiosa, prometió transparencia y tolerancia cero en los abusos sexuales cometidos por miembros del clero, por lo que a través del comunicado también dejó en claro que no hay lugar en el ministerio para los que abusan de los menores, y ratificó el criterio de actuación de “tolerancia cero” ante estas situaciones, así como la necesidad de informar, reconocer el mal y pedir perdón.

De acuerdo con el propio Jesús Romero Colín, la víctima, el entonces cura Carlos López comenzó a abusar sexualmente de él cuando tenía 11 años de edad, y lo hizo durante casi un lustro. La película Agnus Dei da cuenta de los abusos cometidos por el sacerdote, quien en el 2011 fue retirado del ministerio y reducido al estado laical, y cinco años después fue detenido en el estado de Morelos.

Cabe recordar que en el 2013, Romero Colín envió una carta al papa Francisco donde explicaba el abuso que sufrió en su infancia y las dificultades que había encontrado para obtener justicia, y a su vez, el Santo Padre respondió con una misiva en la que le pedía perdón en nombre de la Iglesia.

De acuerdo con el Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, en la Ciudad de México la pena máxima que puede cumplirse es de 40 años de cárcel, por lo que Carlos López, de 72 años, tendrá que pasar el resto de sus días tras las rejas.

Actualizado
14/03/2018
Compartir