La muerte de Gabriel “es reflejo de la mente y corazón enfermos” de la sociedad, dice el obispo de Almería

  • Adolfo González Montes arremete contra “esta violencia injusta que sufren miles de niños en el mundo”
  • El prelado pide a los padres que “tengan plena confianza en la ternura y misericordia del Señor”

Hacia las 11 de la mañana de este martes 13 de marzo ha dado comienzo el multitudinario funeral por el alma de Gabriel Cruz en la catedral de Almería. Ha sido tanta la gente que se ha querido acercar que el obispado ha tenido que instalar una pantalla en la entrada para que todos pudieran seguir la ceremonia. El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha arremetido en su homilía contra “la mente y el corazón enfermos” de la sociedad de hoy, afirmando que Gabriel “no tuvo tiempo de que su corazón se pervirtiera de la maldad que transversalmente asola al de todos los adultos”.

Además, ha recordado que si reconociéramos esta presencia del pecado “seríamos mucho más justos con nosotros porque sabríamos que el pecado puede vencernos en cualquier momento”. González Montes ha tenido duras palabras para todos aquellos que se atreven a llevar a cabo “esta violencia injusta que sufren miles de niños en el mundo”.

“Soñamos con mejorar mucho las cosas y todo lo fiamos a veces con sectarismo manifiesto a nuestros programas de acción mediante la conquista del poder olvidando que el cambio radical que puede hacernos a todos mejores es la conversión del corazón”, continuó, advirtiendo a las que ha añadido que el único capaz de obrar este cambio en nuestros corazones es Dios.

“Acompañará a sus padres y abuelos desde el Cielo”

Pero no todo ha sido merecido reproche contra este espanto, también ha recordado que Gabriel ya ha emprendido “el camino que lleva a Jesucristo glorificado para participar el amor definitivo y la felicidad que nunca acaba” para “acompañar a sus padres y abuelos desde el Cielo”. Ha comparado también la muerte del niño con la de Cristo, asegurando que le acerca a Él y lo identifica con su “cruel muerte en la Cruz”.

Ante la presencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, representando al Gobierno, y las dirigentes andaluzas de PSOE y Podemos, Susana Díaz y Teresa Rodríguez, entre otras personalidades, el prelado ha pedido también a sus padres que “tengan plena confianza en la ternura y misericordia del Señor” y ha tenido unas palabras de agradecimiento para con la sociedad y su solidaria reacción con la familia “ante hechos que perturban la paz social truncando la vida, apenas en la infancia”.

Actualizado
13/03/2018
Compartir