José Ignacio Bergoglio: “Yo le aconsejaría que se mantenga joven y feliz”

  • El sobrino del Papa charla con Vida Nueva cuando se cumplen cinco años de pontificado de Francisco
  • “Prefiero no prestar atención a las críticas porque el daño te llega al corazón”, reconoce
  • El joven familiar del Pontífice ha fundado la ONG Haciendo lío, en favor de la paz y el amor al prójimo

Pepe Bergoglio charla con Vida Nueva sobre cómo impacta en  la vida familiar el pontificado de su tío Jorge Mario, después de estos cinco años.

PREGUNTA.- ¿Cuál fue el impacto al escuchar nombrar que Jorge Mario Bergoglio era el nuevo Pontífice para la Iglesia Universal? ¿Cómo fue ese momento?

RESPUESTA.- Al momento de escuchar el anuncio del nuevo Papa, esperábamos con ansias descubrir quien iba a ser el sucesor de Benedicto XVI, en un momento histórico para la Iglesia, ya que después de mas de 600 años íbamos a tener un Papa y un Papa emérito. Fue cuando el Protodiácono mencionó que el nuevo Pontífice sería ‘Jorgium Marium’ cardenal de la Santa Iglesia Católica ‘Bergoglium’; en lo personal te confieso que después del ‘Jorgium Marium’ no escuché absolutamente nada más, simplemente nos largamos a llorar y nos abrazamos.

P.- ¿Cómo afectó esta elección en la familia en general? ¿Qué cosas cambiaron a partir de entonces?

R.- Sinceramente en la familia no ha habido cambios significativos por mencionar. Tan solo el hecho que más se puede remarcar es la distancia física que de repente encontramos con Jorge. Nosotros (y tal vez más en los primeros meses) fuimos la familia a la cual nunca le dejó de sonar el timbre y el teléfono, con el objetivo de buscar un testimonio para conocer un poco mejor a mi tío. Después de eso, ¡todo volvió a la normalidad!

P.- ¿Cómo fue el primer encuentro, cara a cara, con el tío papa Francisco? ¿Ya se habían comunicado telefónicamente?

R.- Recuerdo que la primera (y única) vez que nos encontramos personalmente fue en el año 2015, en su viaje apostólico a Paraguay. En algunas comunicaciones que solemos mantener los fines de semana, le había comunicado que iba a viajar, con la intención de visitarlo, a lo cual él me recomendó que si iba solo por ese motivo, que me lo replanteara, ya que debido a la apretada agenda que le había preparado la organización, no sabía si iba a poder recibirme. Finalmente pude viajar y encontrarme unos instantes con él. Fue un momento maravilloso, desde lo personal el reencuentro con mi tío, un tío cariñoso y consejero, pero también el encuentro como católico, ver a la figura del Papa, tan de blanco, tan humano, tan sencillo, tan bien predispuesto y siempre entregando la palabra de Dios.

P.- ¿Experimentaste algunas facilidades o ventajas a partir del conocimiento de que sea él tu tío?

R.- Sinceramente no experimenté ningún tipo de facilidad o ventaja, y la verdad es que si alguna vez se presentó, nunca me enteré.

P.- ¿Cómo vivís las críticas que se le hacen a él, tanto dentro como fuera del país?

R.- Primero que nada uno no puede mantener feliz a todo el mundo, nunca la ves a agradar a todos y nunca todos te van a querer. Teniendo en cuenta esto, sinceramente, trato de interpretar las críticas, y las que son bien intencionadas, las recibo con el corazón y las que son realizadas dañinamente, con mala intención, la verdad que ya no las recuerdo. Es que prefiero descartarlas y no prestarles atención porque el daño te llega al corazón. ¿Cómo podés brindar tu amor al prójimo si tenés el corazón herido y lleno de odio?

P.- ¿Cuál es tu balance de estos cinco años del pontificado de Francisco?

R.- Sinceramente creo que el balance de estos cinco años es más que positivo. Creo que ha avanzado mucho, ha llevado la Palabra de Dios a muchos países del mundo, está intentando realizar importantes cambios en la Iglesia, puerta adentro y puerta afuera. Obviamente, todavía queda mucho por hacer, y Dios dirá si lo hará Jorge o un próximo sucesor.

P.- ¿Te animás a darle un consejo? 

R.- Le aconsejaría que se mantenga joven y feliz, que siga siempre junto a los más necesitados, a los jóvenes y adultos mayores que son tan marginados por esta sociedad, que nos siga marcando el camino, “haciendo lío“, como nos pidió en Río de Janeiro.

Haciendo Lío

José Ignacio preside esta ONG joven que sueña con transformar realidades para aquellas personas que se encuentran excluidas y en situación de pobreza. Intentan, a través de un abordaje lograr su reinserción social, fortaleciendo la cultura del trabajo y la promoción personal. Tienen distintos proyectos de asistencia, contención y capacitación.

Las actividades que desarrollan: 

  • Realizan recorridos solidarios para las personas en situación de calle
  • Asisten a comedores para donar alimentos y comparten la jornada con los chicos
  • Sostienen programas de herramientas y capacitación para aquellos adultos que necesitan de desarrollo personal y de reinserción social
  • Abrieron la escuela de capacitación ‘Papa Francisco’ donde brindan capacitación en oficios y talleres de empleabilidad
  • Fomentan la cultura de la solidaridad en los colegios para que los mismos alumnos, conjuntamente con las autoridades, desarrollen actividades solidarias

Quienes deseen contactarse pueden hacerlo a través de estos medios:
Correo electrónico: info@haciendolio.org.ar
Dirección: Rivadavia 21930. Ituzaingó (1714) Buenos Aires
Teléfono: 2103-2380

Noticias relacionadas
Actualizado
13/03/2018
Compartir