¿Para qué sirve el Día de Hispanoamérica?

  • Esta iniciativa de la Iglesia española, que se celebra el primer domingo de marzo, busca promover la cooperación misionera con aquellos países
  • Toledo, Burgos y Valencia, las diócesis que más sacerdotes han enviado; Perú y Chile y Venezuela, principales destinos de misión

Un sacerdote español de la ocsha

Recuerdo, oración y colaboración económica con los sacerdotes españoles que desarrollan su ministerio en el continente americano. Ese es el objetivo del Día de Hispanoamérica que, organizado por la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, se celebra hoy domingo, 4 de marzo, bajo el lema ‘Iglesias jóvenes, alegría y esperanza’,  que entronca con la preparación del Sínodo sobre los jóvenes del próximo octubre en lo que es “una llamada para lanzarse sin miedo a la misión”.

Esta iniciativa de la Iglesia española –que se viene celebrando desde 1959– recaudó en 2017 64.101,12 euros, que se destinan a ayudar a la tarea apostólica de los 260 sacerdotes de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), un servicio de la Iglesia en España –creado en 1949– para cooperar con las Iglesias de América Latina.

Desde ese año, más de 2.300 sacerdotes españoles han partido a aquellas tierras “para promover, alentar y acompañar la cooperación misionera” con las Iglesias hermanas. Con una media de 70 años, “la llegada de nuevas remesas más jóvenes no ha sido suficiente para rebajar la media, ya que en las últimas décadas la ‘salida’ ha sido más bien escasa por la situación vocacional al sacerdocio en España”, señala Anastasio Gil, director nacional de OMP y secretario de la Comisión Episcopal de Migraciones.

Oportunidad para retomar el compromiso

De ahí también que este Día de Hispanoamérica –que se celebra siempre el primer domingo de marzo– quiera ser una oportunidad “para retomar el compromiso de seguir ayudando a las Iglesias más necesitadas”, aunque hoy sea necesario plantear este servicio “como respuesta evangelizadora en zonas y ámbitos geográficos y culturales donde es preciso afrontar el primer anuncio del Evangelio, incluso a los que fueron cristianos y han dejado de serlo en la práctica”.

El pasado año, tres sacerdotes diocesanos (dos de Valencia y uno de Toledo) se marcharon a Chile y Perú para unirse a los 257 que ya misionaban en una veintena de países, la mayoría en Perú (71), Chile (31), Venezuela (23) y Ecuador (19).

Por diócesis, las que más sacerdotes aportan a la OCSHA son Toledo (26), Burgos (20), Valencia (16), Palencia (12) o Madrid (11). Y las diócesis que más han colaborado económicamente en su sostenimiento en la colecta de 2017, fueron Tenerife, Jaén, Madrid, Toledo y Orihuela-Alicante.

Referencia de entrega y generosidad

La celebración del Día de Hispanoamérica es una buena ocasión para que los sacerdotes diocesanos se interpelen sobre la dimensión universal de su vocación sacerdotal“, recuerda Anastasio Gil, subrayando que su testimonio –reconocido por los propios obispos latinoamericanos– “sigue siendo la necesaria referencia de entrega y generosidad para las nuevas generaciones de sacerdotes que llegan o que se incorporan al ministerio sacerdotal”.

Los sacerdotes españoles desplazados a Hispanoamérica se insertan en el presbiterio de la diócesis de destino, pero no pierden su condición de incardinados en la diócesis de origen y dependen del obispo de esta, que es quien hace posible, jurídica y eclesialmente, la cooperación con otras Iglesias.

La OCSHA es un servicio subsidiario promovido por la Conferencia Episcopal Española para acompañar a estos misioneros diocesanos, que se insertan en circunscripciones eclesiales que no dependen de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Vínculos misioneros

Para Guzmán Carriquiry, secretario de la Pontifica Comisión para América Latina, la celebración de esta jornada “es muy importante porque mantiene viva y custodia esa relación de comunión y cooperación entre la Iglesia de España y las Iglesias de América Latina, a través de los vínculos misioneros”.

En declaraciones de este laico a OMP, el Día de Hispanoamérica “hace memoria y evoca la extraordinaria gesta misionera que dio nacimiento –en condiciones dramáticas– a los pueblos del nuevo mundo americano. Pero no simplemente es una memoria del ayer, sino que es una exigencia y una responsabilidad que se pone hoy a la Iglesia de España, y de alguna manera también a las Iglesias de América Latina, en esa conversión misionera que nos está pidiendo el papa Francisco”.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/03/2018
Compartir