El Santo Sepulcro reabre tras tres días de cierre como medida de protesta

  • “Israel dio marcha atrás, esperamos que los peregrinos vuelvan”, dice uno de los dos custodios del templo
  • El Gobierno israelí creará una comisión para negociar los pagos de impuestos de propiedades eclesiales

fieles rezando en el santo sepulcro despues de su reapertura

A las 4:00 hora local de hoy 28 de febrero, los guardianes de las llaves del Santo Sepulcro, en Jerusalén, han abierto de nuevo la Iglesia después de que permaneciera cerrada desde el pasado domingo 25 de febrero. Israel dio marcha atrás. Estamos muy contentos. Esperamos que todo vaya bien y los peregrinos vuelvan a visitar la Iglesia”, dijo a EFE Wayid Nuseibeh, uno de los dos custodios de la entrada. Esta decisión de reapertura ha llegado después de que el ayuntamiento de la ciudad acordara con el Gobierno de Israel echarse atrás en la exigencia del pago del IBI a los templos cristianos.

Históricamente, la comunidad cristiana ha estado exenta del pago de este impuesto en Tierra Santa, por lo que ha considerado esta nueva medida del ayuntamiento un ataque sin precedentes para debilitar la presencia cristiana en la ciudad. Así, el lugar más importante de la tierra para los cristianos (no solamente los católicos) ha permanecido cerrado durante varios días para el disgusto de peregrinos y turistas, algo que ha ejercido la presión suficiente como para asustar a las autoridades y acabar con la medida. Sumado a la presión de cerrar a cal y canto un destino de peregrinación de esta magnitud, están las protestas de los cristianos locales que han tenido lugar estos días en la Ciudad Santa, algo que añadiría demasiada tensión a una urbe ya suficientemente tensa de por sí.

Dinero y expropiaciones

Y es que este ataque a los templos cristianos no ha sido avisado, llegó la semana pasada de repente, cuando el Ayuntamiento empezó a congelar cuentas bancarias por impago de un impuesto que no se exigió previamente. Además, las autoridades también pretendían expropiar algunos terrenos en compensación por esta misma tasa, de la que la Iglesia debería en total unos 150 millones de euros, según el gobierno de Benjamín Netanyahu.

Por suerte, al final el Gobierno se ha arrepentido, aunque no sin antes anunciar la formación de una comisión que negociará estos meses con las distintas iglesias (Católica, Armenia y Ortodoxa) las ventajas fiscales de las que gozan desde la formación del Estado. Esto significa que, lejos de cambiar de opinión, el Gobierno solo ha pospuesto la decisión de exigir impuestos a las propiedades de la Iglesia, como indicaba el patriarca griego de Jerusalén, Teófilo III, en un comunicado esta misma mañana.

Noticias relacionadas
Actualizado
28/02/2018
Compartir