Estamos esperando la voz de la Iglesia

El líder del movimiento “Fieles cristianos” que apoya al obispo Barros en Osorno expresa su adhesión a la autoridad eclesiástica y denuncia intención política en quienes acusan a su obispo

“Nosotros hemos sido muy tajantes en decir que aquí hay un trampolín político, una suerte de ideologización de la creencia, que hay muchas personas del ámbito político que han ocupado esto en plena campaña electoral, que a un cristiano católico común y corriente le duele bastante”, expresó José Manuel Rosas, representante del movimiento “Fieles cristianos de Osorno”, después de entregar su testimonio en la Nunciatura de Santiago, ante el sacerdote español Jordi Bertomeu, delegado del Santo Padre, quien reemplaza al arzobispo Charles Scicluna debido a su operación a la vesícula hecha de urgencia la mañana del martes.

Rosas representa a quienes apoyan al obispo Juan Barros en la diócesis de Osorno y explicó que el movimiento creado para este apoyo “no es otra cosa que los agentes pastorales de la diócesis, donde somos alrededor de 23 Parroquias y muchas personas, no un grupo menor, como los Laicos de Osorno. Somos agentes pastorales que trabajamos en la orgánica de la diócesis”.

Descartando el sensacionalismo

En su presentación ante los medios de comunicación Rosas dijo que “en la mañana tuvimos una entrevista, yo la solicité de forma personal al Nuncio Apostólico para dar a conocer la realidad de la diócesis de Osorno, descartando el tema del sensacionalismo que produce la prensa, y ver lo que hay detrás del telón. Hay mucha filtración por parte de las redes sociales que yo creo que es bueno que se tenga como antecedente, ayudaría a la causa de lo que se está investigando. Hay gente en Osorno que realmente está en comunión con la Iglesia a pesar de los contextos que se viven”, señaló.

Consultado sobre su parecer respecto a las denuncias contra el obispo Barros, expresó que “nosotros estamos apostando porque la Iglesia, a través de su voz oficial, pueda dictaminar esto de una forma clara y distinta, y que todos quedemos conformes y en paz. Nosotros estamos esperando la voz de la Iglesia, no caemos en la dialéctica populista mediocre, que se ha filtrado a través de los medios, esto de estar a favor o en contra del obispo Barros, de ser detractores o estar a favor. No, nosotros estamos en comunión con la Iglesia, eso ha sido la tónica de la Comunidad de Fieles Cristianos desde el día uno, que a pesar de los contextos sufre, pero sí esclareciendo las intenciones de algunas personas que ya han venido a declarar aquí, que esto también ha servido para que personas fuera del muro de la Iglesia se aprovechen de esto”.

A las preguntas por el valor que da a quienes declaran en este proceso, Rosas respondió que “nosotros tenemos mucho respeto sobre los testimonios de las víctimas, pero también sabemos que no todos son víctimas. Se habla también de que los fieles que viven en Osorno también son víctimas. No, porque en este país ser víctima también saca bastante provecho, y se ha ocupado esto para subirse a la cresta de la ola. Y hay gente, y soy testigo de eso, que en silencio sigue trabajando por su diócesis a pesar de los contextos, que sigue estando en comunión con el Papa y que quiere escuchar de una forma clara la voz de la Iglesia en el caso del obispo de Osorno y en el de Karadima”.

 

 

Actualizado
23/02/2018
Compartir