Los obispos gallegos: el 19 de marzo, a misa

Un sacerdote celebra una eucaristía/Iglesia en Valladolid

En una nota conjunta firmada por todos los obispos de Galicia se informa a todos los fieles gallegos sobre la festividad de san José que, pese a ser un día laboralmente lectivo, es considerado como fiesta y día de precepto en la Iglesia gallega y por tanto de asistencia obligatoria a la Santa Misa.

Por un lado piden a los párrocos de las iglesias locales que acomoden en lo posible los horarios para facilitar la asistencia y que informen con tiempo para que los fieles gallegos puedan acomodar, en la medida de lo posible sus actividades diarias.

HOAC y sindicatos unidos por el descanso dominical

En la ronda de reuniones con los distintos sindicatos nacionales que está llevando a cabo la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) se ha encontrado con la Unión Sindical Obrera (USO) con la que han compartido preocupaciones y proyectos.

Desde el sindicato, su secretario general, Joaquín Pérez ha reconocido el esfuerzo por parte de Francisco para dignificar el trabajo y así como la labor asistencial que la Iglesia ha desplegado, especialmente durante los años más duros de la crisis. Por parte de la HOAC, Gonzalo Ruiz, su presidente, ha destacado la preocupación de su organización por la degradación constante de las condiciones laborales de los trabajadores.

Ambas organizaciones se han emplazado a mantener y aumentar la colaboración en ámbitos como la defensa del descanso dominical, clave para la conciliación -según el sindicato- y de gran importancia para el desarrollo de la espiritualidad -en opinión de este movimiento eclesial.

El arzobispo de Damasco, preocupado por el futuro de Siria

En un mensaje enviado a Vatican Insider, el arzobispo maronita de Damasco, Samir Nassar, ha denunciado la situación que vive su país en la actualidad, que se ha visto agravada por una nueva oleada de violencia que sacude a la población. Según los datos de la ONU, por lo menos 250 personas han fallecido en los bombardeos del ejército sirio en el bastión rebelde de Ghouta oriental, un barrio de Damasco.

La situación de Damasco que describe el prelado es dramática: “Prosiguen ataques y violencias indiscriminadas. No se detiene la hemorragia de personas que abandonan el país, en particular jóvenes y hombres que buscan trabajo. Son 12 millones los refugiados sirios que han huido. La crisis social está extendida: los sirios que se han quedado aquí dependen completamente de organismos y asociaciones que proveen y dispensan asistencia humanitaria, o acaban mendigando”. Además, explica Nassar, “el 80% de los médicos especialistas ha dejado el país y, por ello, el 60% de los heridos muere por falta de curas y terapias adecuadas”.

Pese a la dramática situación continúa mostrando esperanza en Dios: “Somos conscientes de estar en las manos de Dios, que nos dice a todos nosotros: ‘No temas, pequeña grey'”

Actualizado
22/02/2018
Compartir