El Papa regala a Erdogan “el ángel de la Paz, que estrangula al demonio de la guerra”

  • El presidente turco se reúne con Francisco por espacio de una hora en el Vaticano
  • Sobre la mesa, la polémica sobre el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital de Israel

Casi seis décadas después de la primera y última visita de un presidente turco al Vaticano, el papa Francisco ha recibido esta mañana a Recep Tayyip Erdogan, que ha visitado Italia en busca de aliados diplomáticos. Esta visita llega poco después del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de la administración de Donald Trump, algo a lo que Turquía se opone rotundamente.

Contactos diplomáticos

Tal es así que el presidente declaró hace poco al diario italiano La Stampa que “statu quo debe ser mantenido para que los musulmanes, cristianos y judíos puedan vivir en paz“. Esta postura resulta en principio acorde con la del Papa, quien ha pedido mantener el statu quo en repetidas ocasiones desde la sorpresa de Estados Unidos. Es por ello que el mandatario turco se encuentra en Roma, donde también se reunirá con el presidente de la República italiana para conseguir apoyo internacional, antes de emprender una gira por Sudamérica.

Sin embargo, en la misma entrevista Erdogan declaró que “es fundamental que el Papa envíe este mensaje”, sabedor de que la figura de Francisco a nivel diplomático es especialmente relevante por su mayor influencia a todos los niveles. Por otro lado, la visita no estará exenta de polémica, ya que hay prevista una manifestación esta tarde en los alrededores del Castillo de Sant’Angelo de la comunidad kurda italiana, como protesta por la guerra que los kurdos mantienen con Turquía y que parece no acabar nunca.

Regalos con significado

Durante el encuentro, de una hora aproximada de duración, el Papa ha regalado al presidente un medallón con un ángel, del que ha dicho “este es el ángel de la paz, que estrangula al demonio de la guerra. Es símbolo de un mundo basado en la paz y la justicia“. Además le ha entregado una copia de la encíclica ‘Laudato Si’ y de su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año. Erdogan le ha correspondido con un cuadro con una vista de Estambul y un libro del poeta medieval Mevlana Rumi.

Al salir de la visita, antes de que la delegación turca se reuniese con el Secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin, como es costumbre, el Papa ha pedido a Erdogan y a su mujer que no se olviden de rezar por él. El presidente turco ha respondido que “también ellos esperan una oración de él”.

Noticias relacionadas
Actualizado
05/02/2018
Compartir