La iglesia colombiana levanta su voz ante el aumento de asesinatos de líderes sociales

  • El obispo de Buenaventura lamentó y repudió la muerte de Temístocles Machado, defensor de los derechos de las comunidades afro, el pasado 27 de enero
  • En 2017 y en lo corrido de 2018, 101 líderes sociales han sido víctimas de asesinatos selectivos
  • Vida Nueva dialogó con el Servicio Jesuita a Refugiados para analizar la situación de los líderes sociales en el Pacífico, donde se registra el mayor número de crímenes

¿Dónde está tu hermano? es el interrogante que los católicos colombianos y sus pastores se hacen ante el aumento de asesinatos de líderes sociales, ocurridos en 2017 y en lo que va de 2018 que, según cifras reveladas por Fiscalía, llega a 101.

La gota que derramó la copa fue el caso de Temístocles Machado, líder social de Buenaventura, asesinado en Isla de la Paz a manos de dos sicarios, la tarde del pasado 27 de enero de 2018.

En defensa de las comunidades afro

La lucha de ‘Temis’, como lo llamaban con cariño, en defensa de los derechos del territorio y de las comunidades afrocolombianas, data de hace varios años, además de encabezar, en 2017 –junto con otros líderes– las acciones del paro cívico en Buenaventura, por mejoras en el suministro de agua, en la educación y soluciones a la alta tasa de desempleo, entre otros.

Ante su asesinato, las reacciones de la sociedad se han hecho sentir. Una ola de indignación se ha esparcido en los medios del país y en las redes sociales. De hecho, la misma sección de Derechos Humanos de la ONU, en su cuenta de Twitter rechazó el homicidio del líder defensor de derechos humanos, asegurando que “trabajábamos con él. Nos solidarizamos con su familia y amigos y hacemos seguimiento en terreno”.

Por supuesto, la Iglesia católica colombiana no ha sido indiferente. La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) han fijado su posición a través de sus comunicados, haciendo eco al dolor del pueblo de Buenaventura y clamando justicia.

“La sangre de tu hermano está gritando”

La CEC, en la voz del obispo de la diócesis de Buenaventura, Rubén Darío Jaramillo Montoya, a través de un comunicado, se refirió al libro del Génesis (4,10): “La sangre de tu hermano está gritando desde la tierra”, en señal de su rotundo rechazo ante este crimen.

La sangre de este hermano está exigiendo justicia y por eso pedimos a todas las autoridades del Estado colombiano que este hecho quede aclarado y se pueda saber la verdad sobre la muerte de este hermano nuestro”, indicó el obispo.

Asimismo, el prelado aseguró que “la muerte violenta de un ciudadano debe ser repudiada de manera categórica ya que creemos que Dios es el único dueño de la vida y ninguna puede atribuirse ese derecho”.

“Que Dios lo tenga en su gloria y perdone a quienes cometieron este acto en contra de la vida de un distinguido líder social de Buenaventura”, concluyó monseñor Jaramillo.

No más líderes asesinados

El SJR de Colombia también expresó su rechazo, condenando el vil asesinato del líder social. “Don Temis, como era llamado por la comunidad y las organizaciones que tuvimos la fortuna de trabajar a su lado, era un reconocido defensor de los derechos humanos de las comunidades negras de Buenaventura”, señalaron en su comunicado.

“Extendemos un mensaje de solidaridad a su pueblo, a los habitantes del barrio y en especial a su familia y amigos por esta pérdida irreparable. De igual manera hacemos un llamado a las autoridades nacionales para que se actúe ya en pro de detener los asesinatos de líderes sociales y defensores de los derechos humanos en todo el país”, destacó el SJR.

La paz sin construir

El departamento del Valle del Cauca, según cifras de la Fiscalía, suma el mayor número de líderes sociales ajusticiados, con 10 asesinatos hasta la fecha. Ante esto, Darling Palacios López, coordinadora de la oficina del SJR en Valle del Cauca, denuncia que “en el Pacífico aún no estamos en tiempos de paz, la paz aún no ha sido construida, las comunidades no creen que la paz llega por otros”.

“Lamentablemente este periodo de acuerdos de cara al postconflicto ha sumido a las comunidades en mayores afectaciones, por el accionar de grupos armados con el reacomodo de esas estructuras violentas. La guerra persiste en estos territorios, por lo cual el llamado al gobierno es que la paz se construye con la gente no a espaldas de ella”, enfatizó Palacios en declaraciones para Vida Nueva.

Temis somos todos

Frente a estas situaciones, la coordinadora del SJR en Valle del Cauca señaló que seguirán firmes con la gente “en términos de acciones concretas en la defensa de sus derechos étnicos, territoriales y culturales, además de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario de cara a la articulación con otros entes y organismos de cooperación”.

El SJR seguirá de cerca los procesos de investigación, además de continuar materializando su acción en mayor protección y acceso al derecho, de cara al “esclarecimiento de responsabilidades que surjan por el asesinato de Temis”.

“Les compartimos esta consigna que hoy clama el pueblo de Buenaventura: ‘Hoy Temis somos todos’. Esa es la consigna con la que el pueblo bonaverense exclama y pide no solamente justicia sino, en clave de esperanza, que la labor no acaba, que no se ha roto lo construido. Es un mensaje en el que le decimos a los líderes y lideresas que sí les creemos, le creímos a don Temis, les creemos que otro mundo es posible y otras realidades pueden ser construidas”, finaliza Darling Palacios.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/02/2018
Compartir