Asenjo se ofrece a “mediar” para resolver las “divisiones” en algunas hermandades

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, en una rueda de prensa archivo

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, expresó ayer, 24 de enero, su “profundo desagrado” con los últimos conflictos internos acaecidos en algunas hermandades y se ofreció personalmente a “mediar” allí donde sea llamado para lograr la reconciliación de la vida interna de estas corporaciones.

La realidad es que en las últimas semanas se han producido problemas en el seno de algunas cofradías, como Las Aguas, Los Gitanos y Monte-Sión, según pública El Correo de Sevilla. Por ello, el prelado aseguró en una rueda de prensa que le “desagradan profundamente estas divisiones, estas quiebras de la comunión y de la unidad en el seno de las hermandades”.

En los mismos términos, continuó: “Me parece una enorme incongruencia e incluso un cierto escándalo llamarse hermandad instituciones que luego están peleadas, incluso con amenazas de ir a los tribunales”. Por tanto, reclamó “moderación y espíritu de concordia y fraternidad”. Y envió un mensaje a todos: “Los hermanos y, sobre todo la junta de gobierno y el hermano mayor, deben ser humildes artesanos de la paz, de la concordia y de la reconciliación. Estoy dispuesto a mediar en algún caso, si así se me requiere para ello, porque me parece que la comunión y la unidad es un tema mayor en la vida de nuestras hermandades”.

“Monseñor Satanás”, las pintadas contra Padrón

El arzobispo de Cumaná, Diego Padrón, denunció que personas afines al Gobierno de Maduro hicieron pintadas en su contra por haber denunciado ante las autoridades –durante su homilía del pasado 21 de enero– los graves problemas que afronta el país. “Monseñor chulo” o “Monseñor Padrón Satanás” son algunas de las lindezas dedicadas al prelado.

Las paredes utilizadas por los grafiteros no son otras que las del palacio arzobispal, el Seminario San José y los alrededores de la catedral, como recoge ACI Prensa. Según denunció la Conferencia Episcopal Venezolana a través de Twitter: “Continúan los ataques contra la Iglesia”.

En la homilía presidida por Padrón por la fiesta de Santa Inés, Patrona de Cumaná, se leyó un comunicado de rechazo a las acusaciones por “delitos de odio” que el presidente hizo contra dos obispos. Mientras se leía el comunicado, las autoridades del estado de Sucre abandonaron la catedral mientras los fieles coreaban la consigna: “¡Y va a caer, y va a caer, este Gobierno va a caer!”.

“Nunca lideraría un cisma”

“No se trata de ser pro papa Francisco o contra papa Francisco, es una cuestión de defensa de la fe católica”. Enésima entrevista del cardenal Raymond L. Burke, uno de los purpurados de la dubia. En esta ocasión a Catholic World Report, donde Chris Altieri le pregunta y repregunta sobre ‘Amoris laetitia’. El cardenal rechaza enérgicamente la idea de que él sea parte de un movimiento opositor, y aún menos cismático. “Es una fuente de angustia para mí escuchar que la gente sugiere que lideraría un cisma” porque “nunca seré parte de ningún cisma, incluso si fuera castigado dentro de la Iglesia por lo que estoy tratando de hacer con buena conciencia para enseñar la fe católica; a lo que estoy obligado como cristiano, pero más aún como obispo y cardenal”, sostiene.

El cardenal indica que le parece “ridículo” y “muy perjudicial” que “las personas que simplemente presentan las enseñanzas de la Iglesia lo mejor que pueden, sean acusadas de estar en contra del Santo Padre o sean acusadas de crear división en la Iglesia, incluso hasta el punto de ser acusado de dirigir un movimiento cismático”. Su único objetivo con la dubia fue “ser auténtico maestro de la fe” y advierte de que seguirá esforzándose para “defender a Cristo y sus enseñanza en la Iglesia”.

En sus palabras vuelve a aludir a la confusión que existe en la Iglesia, porque frecuentemente se encuentra con personas ‘confundidas’. “La situación sigue siendo motivo de gran preocupación, porque hay una confusión que está creciendo con respecto a las verdades fundamentales, especialmente la verdad sobre el sacramento del matrimonio y la verdad sobre la Sagrada Eucaristía y su digna recepción”. Y continúa: “Me angustia ver a los buenos católicos, y en particular a los convertidos a la fe católica, que experimentan tentaciones de buscar a Cristo fuera del catolicismo”. Y es que “tienen la sensación de que la Iglesia misma ha desertado de la fe apostólica”.

Noticias relacionadas
Actualizado
25/01/2018
Compartir