Presentará el padre Marinelli “Sentimientos, afectos y espiritualidad”, para el manejo de las emociones

  • De acuerdo con el Director del Centro San Camilo, la obra ofrece varias pistas de reflexión sobre diferentes aspectos espirituales y religiosos que tienen una estrecha relación con el mundo emocional-afectivo; “ahí radica la novedad del libro”

En las últimas décadas han visto la luz un sinnúmero de publicaciones sobre el manejo de las emociones, con herramientas valiosas que sin duda son dignas de estudiarse y llevarse a la práctica, pero hay una propuesta que por sus características constituye una novedad. Se trata del libro Sentimientos, afectos y espiritualidad, escrito y coordinado por el sacerdote Silvio Marinelli Zucalli, director del Centro San Camilo A.C., con sede en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Silvio Marinelli, quien también es coordinador de la Sección Diocesana de Pastoral de la Salud en la Arquidiócesis de Guadalajara, explica a Vida Nueva Digital que esta obra, editada por PPC Editorial México, es el resultado del trabajo realizado en los talleres sobre manejo de emociones que se han impartido a lo largo de siete años en el centro.

Integrar la espiritualidad

Explica que a lo largo de este tiempo muy a menudo los terapeutas del centro se han encontrado con situaciones de sufrimiento que no sólo tienen que ver con la dimensión psicológica de la persona, sino que involucra la espiritual, por lo que la obra ofrece algunas pistas de reflexión sobre diferentes aspectos religiosos que tienen una estrecha relación con el mundo emocional-afectivo.

Y es que –afirma– “para un buen manejo de las emociones, resulta fundamental que la persona se libere, salga, se manifieste en su integridad, pero no sólo desde el punto de vista emocional, sino tomando en cuenta también todas las facultades del ser humano, entre ellas la espiritual y la religiosa”.

Marinelli asegura que los grandes expertos en el tema consideran que una emoción, después de haberla identificado y aceptado, se debe integrar al conjunto de las facultades humanas, a su personalidad; es decir, con otras emociones y vivencias afectivas, con la inteligencia, con los valores, con las creencias personales: “esto es muy importante, pues de esta manera se evitan los excesos: por un lado, una depresión a causa de las emociones, y por otro, un desfogue incontrolado y casi salvaje”.

Señaló que en esta etapa de integración de las emociones “es fundamental el recurso de la espiritualidad, del mundo de las creencias, de lo que es importante desde el punto de vista espiritual, porque ayuda a un manejo más profundo de la emoción”.

Para el sacerdote, aquí radica justamente la característica más novedosa de la obra; es decir, que parte del hecho de que tanto el aspecto psicológico del ser humano como el espiritual, son dimensiones que no pueden excluirse, sino que deben armonizarse para expresar toda la riqueza de la persona. 

Control de las emociones, una necesidad

La sencillez es otra de las características del libro que Marinelli destaca, pues está dirigido a todas las personas, no es exclusivamente para especialista: “Sentimientos, afectos y espiritualidad ofrece reflexiones, dinámicas y cuestionarios, que cualquier individuo puede aplicar de manera personal”.

Afirma que el manejo de las emociones se ha convertido en una necesidad, lo cual ha quedado en evidencia a través del acompañamiento que brinda el Centro San Camilo, sobre todo cuando las personas viven un duelo, se encuentran afectadas en su salud, hay rupturas familiares, sufren de violencia o padecen a causa de la desaparición forzada de algún ser querido, entre muchos otros tipos de sufrimiento.

Añade: “Creo que muchos mexicanos no han reparado en la importancia de manejar nuestras emociones. Por principio de cuentas, la educación básica no contempla mucho este aspecto, tampoco en la educación familiar se profundiza en el tema. Jamás se les explica a los hijos que las emociones son parte de su personalidad, y que éstas deben integrarse a su inteligencia, voluntad, valores y creencias, para que puedan enriquecerlos”.

Para el sacerdote, es muy común encontrar personas que siguen sufriendo debido a que no han sabido manejar sus emociones de manera adecuada, “privándose de enriquecer su vida, y de darle color y sabor”.

Las emociones más comunes

Sin dejar de reconocer que el libro presenta algunas limitaciones, “pues hay temas que merecen haber sido tratados con mayor profundidad”, Marinelli detalla que en el primer capítulo se ofrecen algunas ideas para comprender lo que significa la dimensión emocional, la afectividad y los sentimientos. En el segundo se ofrece un esquema general para un correcto manejo de las emociones, y del tercer al noveno capítulo se presentan las siete emociones que más han llamado la atención en la labor de acompañamiento que realiza.

En algunos capítulos –agrega el sacerdote– “he insertado ejercicios, en otros algunas reflexiones de colaboradores que han escrito artículos en la revista Vida y Salud del Centro San Camilo”.

“Los invito a tomar Sentimientos, afectos y espiritualidad como un libro sencillo, que puede ser útil. No es la última palabra, pues cada que repetimos el taller surgen nuevas inquietudes. Hemos decidido publicarlo a pesar de que sabemos que algunos temas merecen mayor profundización, pero lo que hemos trabajado en los talleres, con la aportación de muchas personas, es un primer y buen punto para compartir”.

La presentación de Sentimientos, afectos y espiritualidad. Herramientas para el manejo de emociones tendrá lugar este jueves 11 de enero, a las 17:00 horas, en el Centro San Camilo.

Actualizado
10/01/2018
Compartir