Los obispos argentinos alertan: “Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa”

  • El Episcopado del país de Bergoglio advierte en un comunicado de aquellos que generan “confusiones y tergiversaciones de su figura y sus palabras, que llegan incluso a la injuria y la difamación”
  • Lamentan que su defensa de los movimientos populares se confunda con determinadas posiciones políticas

El Papa, durante la audiencia general, con una bandera argentina

A pocos días de su visita al Cono Sur, la Comisión Ejecutiva del Episcopado argentino, emitió un comunicado bajo el título “Francisco, el Papa de todos”, en el que expresan el deseo de que el Papa Francisco sea valorado y escuchado por sí mismo, sin mediadores ni intérpretes alternativos.No son pocos los que presumen ser amigos de Jorge Mario Bergoglio desde que fuera elegido Papa. Y no solo eso. Durante estos casi cinco años de Pontificado, no solo han alardeado de tener una relación fluida con el actual Papa, sino que en algunos casos han querido ejercer de portavoces sin serlo.

Por este motivo, la Comisión Ejecutiva ha publicado un comunicado con el que condenan con firmeza a todos aquellos que han querido hacer suya la imagen de Francisco o llevarse sus palabras a su terreno. “Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa”, advierten los obispos ante la “constante asociación” que determinados agentes han buscado. De hecho, en el comunicado, llegan a alertar de aquellos que hacen “interpretaciones tendenciosas y parciales que sólo agrandan la división entre los argentinos”.

Representar al Papa

El motivo de esta reflexión responde a que algunos medios de comunicación han identificado al Papa con algunas figuras políticas o sociales. Y si bien algunos fueron claros en afirmar que no representan ni pretender representar al Papa y a la Iglesia, esta asociación “ha generado muchas confusiones y justificado lamentables tergiversaciones de su figura y sus palabras que llegan incluso a la injuria y la difamación”.

De la misma manera, los obispos, bajo la recién estrenada presidencia de Óscar Ojea y la portavocía de Jorge Oesterheld, valoran el privilegio de que un “hermano nuestro” haya sido elegido la máxima autoridad de la Iglesia en el mundo, vicario de Cristo en la tierra. En todos los países adquirió un prestigio y apoyo, y “es un referente incuestionable para la inmensa mayoría de los cristianos…”.

Así, expresan que la inmensa mayoría del pueblo ama al Santo Padre y no se deja confundir “por quienes pretenden utilizarlo”, atribuyéndole “posiciones imaginarias en función de sus propios intereses sectoriales”. “El pueblo sencillo quiere escuchar las enseñanzas del Santo Padre, y lo reconoce por su lenguaje claro y llano”.

Ideologizar la pastoral

En el mismo documento, la Iglesia argentina busca acabar con los intentos de ideologizar el trabajo pastoral de Francisco, detallando cómo “acompañar a los movimientos populares en su lucha por la tierra, techo y trabajo es una tarea que la Iglesia ha realizado siempre y que el propio Papa promueve abiertamente, invitándonos a prestar nuestras voces a las causas de los más débiles y excluidos”. Por eso subrayan a renglón seguido que “esto no implica de ninguna manera que se le atribuyan a él sus posiciones o acciones, sean estas correctas o erróneas”.

Así, con la vista puesta en el viaje de Francisco a Chile y Perú, desde la Conferencia Episcopal Argentina se recuerda que Bergoglio se comunica “en sus gestos y palabras de padre y pastor” y a través de los portavoces oficiales. En un contexto de tensión social y política en el país, finalizan el comunicado, pidiendo “que la Virgen de Luján, Patrona de la Argentina, nos ayude a construir, como hermanos, nuestra Patria”.

 

Texto Completo

Actualizado
10/01/2018
Compartir