Piden los Obispos de EE.UU. renovar oraciones para los ortodoxos coptos en Egipto

  • El ataque registrado este viernes en una iglesia y una librería es uno de los más de dos mil que han ocurrido en los últimos años, dirigidos a los fieles de la Iglesia Ortodoxa Copta, quienes representan casi el 10 por ciento de la población de ese país

La Iglesia católica en los Estados Unidos condenó el ataque ocurrido la mañana de este viernes 29 de diciembre a una iglesia copta y una librería en Egipto, que ha dejado hasta el momento un saldo de diez personas muertas.

A través del obispo Joseph Bambera, de la Diócesis de Scranton, y presidente del Comité de Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), el episcopado norteamericano llama a los católicos de ese país orar por la paz en Egipto y Medio Oriente, y por todas las víctimas del odio religioso y político. Especialmente –dijo Bambera– les pedimos “que renueven su apoyo, amor y oraciones por nuestros hermanos coptos que soportan el martirio por el bien de Cristo”.

Más de dos mil ataques

Tras apuntar que al menos menos diez personas fueron asesinadas cuando hombres armados intentaron ingresar a la iglesia de Mar Mina en la ciudad de Helwan, al sur de El Cairo y una librería cercana, el obispo recordó que en los últimos tres años se han producido más de dos mil ataques contra cristianos coptos por parte de extremistas.

El obispo Joseph Bambera recordó que hace una semana, el 22 de diciembre, cientos de manifestantes musulmanes atacaron una iglesia al sur de El Cairo, hiriendo a tres personas. Los manifestantes corearon consignas anticristianas y pidieron la demolición de la iglesia. “El interior de la iglesia fue completamente destruido”.

De igual forma, señaló que el 26 de mayo de 2017, militantes enmascarados abrieron fuego contra un autobús lleno de cristianos coptos, incluidos niños, que se dirigían al monasterio de San Samuel el Confesor en Maghagha, en la ciudad de Minya. En ese ataque, 28 personas murieron y 22 resultaron heridas.

En tanto, el 9 de abril, Domingo de Ramos –indicó– dos bombas suicidas azotaron iglesias en la ciudad costera de Alejandría y en la ciudad de Tanta, en el delta del Nilo. Al menos 43 personas murieron y muchas otras resultaron heridas. “Uno de los bombardeos por poco alcanza un servicio del Domingo de Ramos que debía ser presidido por Su Santidad Tawadros II”, dijo.

Otro hecho ocurrió el 24 de noviembre de este año cuando los terroristas detonaron una bomba en una mezquita en Bir al-Abd, en la península septentrional de Sinaí, en Egipto. En ese hecho murieron más de 300 fieles.

Tristemente –concluyó el obispo responsable del Comité de Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos de la USCCB– ataques como estos representan innumerables actos de violencia en curso que continúan afectando a la nación egipcia.  Por todo lo anterior pidió “que todos sigan recibiendo del cielo la gracia de dar testimonio de lo que es bueno y noble en el espíritu humano, por la recuperación de todos los que han sido heridos y el descanso eterno de los que han muerto”.

Noticias relacionadas
Actualizado
30/12/2017
Compartir