Francisco: “Necesitamos teólogos con olfato, con sensus fidei”

  • El Papa llama a la Asociación Teológica Italiana a responder “a los desafíos inéditos de hoy”: desde la crisis ecológica a las migraciones pasando por el relativismo
  • “Estudien, piensen y reflexionen de rodillas”, insistió a los especialistas en el hecho religioso

El Papa, durante el mensaje de Navidad a la Curia/EFE

Se necesita una teología que ayude a todos los cristianos a anunciar y mostrar, sobre todo, el rostro salvífico de Dios, el Dios misericordioso, en especial ante algunos desafíos inéditos que involucran hoy a la humanidad”. Es el encargo que Francisco hizo ayer a la Asociación Teológica Italiana -formada por más de 330 teólogos-, durante el encuentro que mantuvo con ellos en la Sala Clementina del Vaticano.

Así, el Papa les pidió que orientaran su trabajo especialmente a dar respuestas concretas desde una “reflexión libre y responsable” a hechos “como el de la crisis ecológica, el desarrollo de las neurociencias o de las técnicas que pueden modificar al hombre; como el desafío de las cada vez más grandes desigualdades sociales o de las migraciones de pueblos enteros; como el del relativismo teórico, pero también el del relativismo práctico”.

Un trabajo indispensable

Durante su intervención, el Santo Padre subrayo que la labor de los teólogos es hoy “indispensable” para la vida de la Iglesia y comentó que “todo pensamiento teológico cristiano no puede no comenzar siempre e incesantemente desde aquí, en una reflexión que nunca extinguirá el manantial vivo del Amor divino, que se ha dejado tocar, mirar y saborear en la gruta de Belén”.

En este camino, el Papa les invitó a promover la “fidelidad creativa” así como el “hacer teología juntos”, tal y como dejó latente el Concilio Vaticano II precisamente hace medio siglo, el tiempo de andadura que tiene este foro de teólogos. A ellos les pidió que, a la hora de formular sus tesis no piensen sólo en hablar entre ellos mismos, sino que sepan estar al servicio de los demás, asumiendo “la tarea de repensar la Iglesia para que sea conforme al Evangelio que debe anunciar”. Para que sus investigaciones “puedan ser fecundas y enriquecer a todo el pueblo de Dios”, Francisco les invitó a trabajar desde la sinodalidad y con la mirada apuesta en el actual contexto de laicidad y defensa de la democracia.

Al finalizar, y saliéndose del discurso preparado, el Papa les hizo otras tres recomendaciones. Por un lado, pidió a los teólogos que recuperen “la capacidad de sorprenderse, hagan teología con capacidad de asombro”. Por otro, les instó a “estudiar, pensar y reflexionar de rodillas”. En último lugar, les llamó a “tener olfato, tener ese sensus fidei, algo que subraya el Vaticano II”.

 

Noticias relacionadas
Actualizado
30/12/2017
Compartir