Revolución en Madrid: tres obispos auxiliares para Osoro

  • Los sacerdote Jesús Vidal, José Cobo y Santos Montoya descuadran las quinielas episcopales y acompañarán al cardenal arzobispo de Madrid en el pastoreo de la capital de España
  • Vidal, de 43 años, se convierte en el prelado más joven de España tras su paso como rector del Seminario Conciliar

Los obispos auxiliares de Madrid, Jesús Vidal, Santos Montoya y José Cobo

Desde hoy, la archidiócesis de Madrid cuenta con tres nuevos obispos auxiliares. El Papa Francisco ha dado su visto bueno a la propuesta realizada por el cardenal Carlos Osoro para pastorear en equipo la capital de España. Jesús Vidal, José Cobo y Santos Montoya son los nombres de los tres nuevos prelados madrileños. De esta manera, Osoro ha optado por tres sacerdotes desconocidos para el gran público de los que apenas se hablaba cuando se planteaban quinielas sobre posibles auxiliares.

Jesús Vidal se convierte en el obispo más joven de España, con apenas 43 años y 13 años después de haber sido ordenado sacerdote. Experiencia no le falta a este licenciado en económicas en tanto que desde 2015 es el rector del Seminario Conciliar de Madrid, después de haber sido delegado de Infancia y Juventud y viceconsiliario nacional de Manos Unidas, entre otras responsabilidades.

Por su parte, Santos Montoya, de 51 años, hasta ahora era el párroco de la Beata Maria Ana de Jesús, situada junto al Matadero de Madrid. Reconocido por su buen hace al frente del Seminario Menor de Madrid, ya contaba con la confianza de Osoro como arcipreste de zona, miembro del Consejo Presbiterial y miembro del Colegio de Consultores.

José Cobo destaca especialmente por su perfil social, en tanto que ha sido capellán de Hermandades del Trabajo durante seis. Este abogado de 52 años era hasta ahora el vicario de la Vicaría de la zona Nordeste, después de entregarse como párroco en San Alfonso María de Ligorio, del barrio madrileño de Aluche.

De la misma manera, y según ha podido confirmar Vida Nueva, no está previsto que el también obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, reciba destino alguno a corto plazo.

Presente en toda la región

Durante los tres años que Osoro lleva al frente de la diócesis madrileña, ha intentado hacerse presente en todas y cada una de las convocatorias eclesiales a las que era invitado. Que nadie sienta la ausencia del obispo. Sin embargo, su empeño de “patearse” la región, siendo fiel a un estilo que forjó en Orense, Oviedo y Valencia, se hacía harto complicado aplicar en una diócesis de gran tamaño como Madrid.

Este fue uno de los motivos por el que se animó -y le animaron- a contar con obispos auxiliares. Contar con un equipo de vicarios fuerte no era suficiente para cubrir las necesidades de la Iglesia madrileña y, además, acometer las reformas necesarias para adaptarse al ritmo marcado por el Papa Francisco que espera que Madrid sea referente para España en la aplicación de esa salida a las periferias reales y existenciales que se hace palpable en Evangelii Gaudium, Amoris Laetitia y Laudato sí.

Con estos nombramiento, Osoro da además un vuelco, en lo que a sensibilidad eclesial se refiere, en la provincia eclesiástica de Madrid, que se completaría con el relevo en la diócesis de Getafe, toda vez que Joaquín López de Andujar ha presentado su renuncia tras cumplir el pasado mes de septiembre los 75 años de edad y manifestara su intención de no prorrogar su labor.

Actualizado
29/12/2017
Compartir