Maradiaga se defiende: “No hay fondos girados a mi nombre”

  • El cardenal arzobispo de Tegucigalpa desmiente en CNA que reciba un salario de 35.000 euros de la Universidad Católica: “Son para financiar a la Arquidiócesis”
  • El purpurado alerta de que detrás hay “personas contrarias a la reforma de la Curia Vaticana que desean calumniarme”

El cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, en una imagen de archivo/CNS

Apenas 24 horas desde que la revista L’Espresso destapara un supuesto escándalo financiero en el Vaticano, para que el protagonista de las acusaciones lanzadas por el diario italiano haya dado un paso al frente. El cardenal arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, ha desmentido de forma categórica las acusaciones de la publicación que mantenía que el purpurado recibía un sueldo mensual de la Universidad Católica de Honduras: “Lo que se dice son medias verdades, que son las peores mentiras”.

En declaraciones a CNA -agencia para el mundo anglosajón del grupo ACI-, Rodríguez Maradiaga ha explicado que “los fondos no son girados a mi nombre sino al de la Arquidiócesis” con un fin: financiar a los seminaristas, reparar templos, pagar los gastos sanitarios de los sacerdotes, los vehículos de las parroquias y la asistencia a los fieles más pobres.

Una apuesta próspera

Y es que el cardenal orienta los beneficios del centro universitario para el sostenimiento de la vida diocesana. “La Universidad es propiedad de la Arquidiócesis y yo tengo el poder incluso de venderla. La hemos hecho crecer hasta tener once campus en el país”, ha detallado el purpurado.

En esta misma línea, también desmintió que hayan confiado grandes sumas de dinero a instituciones financieras londinense como Leman Wealth Management. “La Arquidiócesis tiene un Consejo Económico y no hemos autorizado ninguna inversión como dice el artículo difamatorio”, expresa este miembro del Consejo de Cardenales sobre el texto que firma uno de los periodistas que destapó el llamado caso Vatileaks, Emiliano Fittipaldi.

El cardenal se lamenta de que todas estas acusaciones salgan a la luz una semana antes de que cumpla 75 años, tiempo de presentar su preceptiva renuncia al Papa, que no está obligada a aceptarla de inmediato. De hecho, Maradiaga confirmó que estas acusaciones ya salieron a la luz hace un año y entonces se desmintieron. Es más, apuntó a CNA que detrás están “personas contrarias a la reforma de la Curia Vaticana que desean calumniarme para que deje ese servicio a la Madre Iglesia y al Santo Padre”.

Sí se mostró más cauto en relación a las acusaciones lanzadas en relación a su obispo auxiliar, Juan José Pineda y al colaborador que ha vivido con él bajo el mismo techo, admitiendo la existencia de una investigación vaticana solicitada por el propio auxiliar.

Noticias relacionadas
Actualizado
23/12/2017
Compartir