Baltazar Porras: “La escasez de alimentos y medicinas en Venezuela no se puede ocultar ni negar”

niño en Venezuela atendido en una clínica especializada en desnutrición en Caracas

La salud y la tranquilidad del pueblo. Esa es la primera piedra para la negociación entre oposición y Gobierno en Venezuela. Así lo considera el cardenal arzobispo de Mérida, Baltazar Porras. “Hace falta conversar, hace falta buscar vías de solución, hace falta negociar y lo primero que hay que negociar es la salud y la tranquilidad de la población venezolana”, dijo a EFE el purpurado, según recoge La Vanguardia.

Según Porras, es necesario que las partes aporten información más “transparente y sincera” sobre el proceso de diálogo. “Vemos que el Gobierno celebra el diálogo y, por otro lado, por parte de los que se han acercado a negociar, no informan suficientemente claro a la población qué es lo que están haciendo, lo cual también hace que gente los califique de forma un tanto despiadada”, agregó. Además, el arzobispo también abogó por la liberación de los presos políticos y señalo que los obispos siempre reciben denuncias de los “maltratos” a los que son sometidos los encarcelados.

El cardenal venezolano considera que no ha habido “ningún avance” en el diálogo y los venezolanos demandan que se le dé pronto una respuesta a la crisis “tanto para los procesos electorales como para que se abran canales en los que exista un respeto mayor a la dignidad de las personas y a los derechos humanos”. Y recalcó: “Buena parte de la gente no tiene ninguna posibilidad de acceso a alimentos y medicinas por la escasez de los mismos, por lo que esto tiene que ser un elemento clave en cualquier tipo de negociación”. Al mismo tiempo, sentenció: “Creo que son situaciones que no se pueden ocultar ni se pueden negar”.

“La crisis política no afectará a la visita de Francisco”

El Nuncio Apostólico en Perú, Nicola Girasoli, aclara que la crisis política que vive el país no afectará a la visita de Francisco del 18 al 21 de enero. Así se ha expresado en una entrevista a EWTN Noticias –recogida por ACI Prensa–. El prelado calificó la situación de “difícil”, pero “no afecta a la visita del Papa, que es una visita pastoral”, indicó.

Girasoli espera que “pronto se pueda encontrar una solución de unidad, para que el país pueda estar mejor preparado para recibir al Papa”. Y es que el pasado 15 de diciembre se vivió uno de los días más tensos en la democracia del país, puesto que el Congreso aprobó una moción contra el presidente Pedro Pablo Kuczysnki por “permanente incapacidad moral” al destaparse los vínculos de sus empresas con la constructora brasileña Odebrecht cuando se desempeñaba como ministro.

El nuncio destacó que el Papa “vendrá de todas maneras a traer paz, unidad y cariño”. Por eso, pidió a Dios que “bendiga al país para que esta crisis se resuelva relativamente pronto. No hagamos una tragedia. Creo que toda democracia puede pasar por momentos difíciles y las instituciones, si son sanas, saben reaccionar”.

Cese del fuego en Filipinas por Navidad

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha declarado un cese del fuego unilateral contra los rebeldes comunistas. Ayer, 20 de diciembre, fue un día de júbilo para la sociedad filipina. Los católicos han recibido con alivio esta noticia, que también abre la esperanza para la reanudación de las conversaciones de paz, según recoge Églises D’Asie.

Tregua desde el 24 de diciembre al 2 de enero para “reducir la ansiedad de la gente en este momento de Navidad”, indicó el presidente, que, al mismo tiempo, instó a los insurgentes del Nuevo Ejército Popular, el brazo armado del Partido Comunista de Filipinas, a adoptar un comportamiento similar.

El obispo de Kidapawan, José Colin Bagaforo, hizo un llamamiento inmediato a los rebeldes para que declarasen un alto el fuego. “Que haya paz en el día de Navidad”, pidió el prelado.

Noticias relacionadas
Actualizado
21/12/2017
Compartir