El Vaticano promueve un pacto global por los refugiados y los migrantes

  • Fabio Baggio, del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, desgrana en Alicante las líneas que la Iglesia propondrá a la ONU
  • Acoger, proteger, promover e integrar son las cuatro piedras angulares en las que la Santa Sede basa su acción

Un pacto global sobre los refugiados y un pacto global para una migración segura, ordenada, regular y responsable por parte de todos los Estados. Ese es el objetivo que persigue el Vaticano de cara a los Pactos Globales que deben acordarse a finales del próximo 2018 en la ONU, y de cuyos puntos de acción para conseguirlo habla hoy, 16 de diciembre, a las 17:00 horas, en el Salón de Actos del Obispado de Alicante, Fabio Baggio, según informan desde la diócesis.

El subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio Pontificio para el Desarrollo Humano Integral –creada este 2017 y guiada personalmente por el Papa– pronunciará la conferencia “La Iglesia por un Pacto Global para las personas migrantes y refugiadas” y explicará también el funcionamiento y competencias de uno de los organismos vaticanos nacidos al abrigo de la reforma eclesial de Francisco.

Tal y como ha señalado este misionero scalabriniano, que fue director del Departamento de Migración de las Arquidiócesis de Buenos Aires con el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio (1997-2002), “sufrimos esta globalización de la indiferencia, en la que parece que después de una primera noticia o una segunda noticia, todo nos resbala tanto en nuestro corazón como en nuestra conciencia. En este sentido, el Papa nos ha pedido una atención particular a las víctimas, a quienes sufren dramáticamente esta experiencia migratoria“.

Cuatro piedras angulares

Esa atención pasa hoy por la consolidación de cuatro piedras angulares para la acción, con las que la Iglesia quiere defender ante las Naciones Unidas su apuesta por este pacto plobal, y que son las que expondrá este sacerdote italiano de 52 años:

  • Acoger. Entendida como la exigencia de ampliar las posibilidades de entrada legal, no expulsar a los desplazados y a los inmigrantes a lugares donde les espera la persecución y la violencia y equilibrar la preocupación por la seguridad nacional con la protección de los derechos humanos fundamentales.
  • Proteger. Como el deber de reconocer y de garantizar la dignidad inviolable de los que huyen de un peligro real en busca de asilo y seguridad, evitando su explotación. Sobre todo, mujeres y niños expuestos a situación de riesgos y de abusos que llegan a convertirlos en esclavos.
  • Promover. En el sentido de apoyar el desarrollo humano integral de los migrantes y refugiados. Entre los muchos instrumentos que pueden ayudar a esta tarea, se subraya la importancia del acceso de los niños y los jóvenes a todos los niveles de educación. Así. podrán sacar el máximo provecho de sus capacidades y también estarán preparados para salir al encuentro del otro.
  • Integrar. Significa trabajar para que los refugiados y los migrantes participen plenamente en la vida de la sociedad que los acoge, en una dinámica de enriquecimiento mutuo y de colaboración fecunda, promoviendo del desarrollo humano integral de las comunidades locales.
Noticias relacionadas
Actualizado
16/12/2017
Compartir