Francisco: “Es una pena que algunas sociedades secularizadas hayan perdido el significado cristiano del domingo”

  • El Papa retoma su ciclo de catequesis dedicado a la misa, en la audiencia general de hoy
  • “No podemos ir a misa solo porque lo dice la Iglesia. Debemos ir para recibir lo que necesitamos”, asegura

papa Francisco saluda a orquesta infantil en audiencia general miércoles 13 diciembre 2017

El papa Francisco ha reanudado sus catequesis acerca de la misa, durante la audiencia general de hoy 13 de diciembre, en esta tercera semana de Adviento. En esta ocasión, el tema sobre el que ha versado su explicación era la pregunta ‘¿Por qué ir a misa los domingos?’.

La misa es el centro de la vida cristiana

En primer lugar, el Papa ha recordado que la Eucaristía es el centro de la vida del cristiano, y lo ha hecho señalando a los apóstoles, “que comprendieron desde el principio la importancia del domingo porque fue el día que Jesús resucitó y se les apareció. También derramó su Espíritu sobre ellos el día de Pentecostés en domingo”.

Estas son las razones de que el domingo sea un día santo para nosotros, “que se santifica a través de la misa, presencia viva de Jesús entre nosotros. Por tanto, ¡es la misa lo que hace que el domingo sea un día cristiano!”, ha exclamado el Papa.

El descanso dominical

Sin embargo, el Pontífice ha lamentado que “algunas sociedades secularizadas han perdido el significado cristiano del domingo. Es una pena. En estos lugares hay que recuperar el sentido de la fiesta, de la alegría, de la comunidad parroquial y la solidaridad… Todo esto lo podemos aprender de la Eucaristía”.

También ha recordado a los presentes que el descanso dominical no existía en ninguna tradición hasta el cristianismo, lo que indica la importancia de este día también en los primeros siglos después de Cristo, ya que los primeros cristianos descansaban el domingo para acudir a la Eucaristía.

Ir para recibir

Por otra parte, el Papa ha insistido en la importancia de la comunión, “que nos da la fuerza y el valor para andar hacia delante con esperanza” y que anticipa “el domingo sin final, cuando ya no habrá más dolor ni lágrimas”.

Finalmente, Francisco ha subrayado que la misa no es un sitio al que vayamos a dar algo al Señor, sino que asistimos “para recibir de él lo que verdaderamente necesitamos (…). Por tanto, no podemos ir a misa solo porque lo dice la Iglesia. Necesitamos ir porque solo con la gracia de Jesús, con su presencia viva en nosotros y entre nosotros, podemos poner en práctica sus mandamientos y así ser sus testigos”.

Al finalizar la audiencia, que ha tenido lugar en el Aula Pablo VI, entre otros encuentros Francisco ha saludado a una orquesta infantil que ha participado en el acto.

Noticias relacionadas
Actualizado
13/12/2017
Compartir