Museos diocesanos contra el alzhéimer cultural

  • La Iglesia cuenta en España con 130 museos diocesanos, muchos de ellos desconocidos incluso para sus vecinos
  • Sus promotores piden “un hueco más significativo en la acción eclesial”
  • Artículo completo solo para suscriptores

Museo Diocesano de Barbastro espacio expositivo

‘Descubriendo un patrimonio único’ es uno de los lemas que propaga la Asociación de Museólogos de la Iglesia en España (AMIE), los custodios del arte, la belleza y la fe. El sacerdote diocesano Francisco José Alegría Ruiz, director técnico del Museo de la Catedral de Murcia, es su presidente.

“Es una situación que entusiasma –afirma–. Trabajamos con el legado más bello de las obras de la fe. La Iglesia nos ha encomendado custodiar, estudiar, difundir un legado hermoso, y, además, evangelizar con él. Somos consciente de que guardamos un tesoro, no tanto por su valor material, como por su valor espiritual. Obras que muchas veces están al servicio del culto y de la evangelización, y, por ello, especialmente valiosas”.

Alegría asume la travesía en el desierto de estos últimos años, pero valora muy positivamente, en general, la situación de los más de 130 museos de la Iglesia que existen en España. “Es, a la vez, una situación llena de retos por la dificultad que puede venir de la falta de recursos ante un inmenso número de bienes culturales, pero que casi siempre se contrarresta con esperanza y motivación”, manifiesta.

Y es que Alegría –nombrado al frente de la AMIE en 2015– admite que, pese a la crisis, en los últimos años se ha hecho un notable esfuerzo por la renovación y la adecuación como espacios museísticos modernos. “Cada vez se toma más conciencia de la necesidad de atender el cuidado de los museos de la Iglesia”.

Este es, precisamente, el mayor reto de estos espacios: “Conseguir que se abran un hueco más significativo en la acción eclesial. Los museos tienen un enorme potencial evangelizador. No somos meros almacenes o de pósitos de un pasado hermoso. Somos promotores de cultura cristiana y hemos de reconocer que tenemos entre las manos un puente de belleza que nos conduce al origen de toda belleza, que es Dios”. (…)

El reto de convivir con el turismo de masas

Los museos de la Iglesia se encuentran, como los propios templos, entre la convivencia con el turismo de masas –especialmente, los anexos a las catedrales– y, todo lo contrario, los que son verdaderos espacios por descubrir. “El gran reto ante el turismo es preservar nuestros museos de la mundanización, conseguir que, lejos de un ‘consumo exprés’ y la visita con selfie en cinco minutos, propiciemos un verdadero encuentro con la belleza. Solo desde la contemplación, que requiere de la pausa y el silencio, puede la belleza desatar en el alma sus verdaderos efectos pacificadores y hacernos saltar a lo trascendente”, señala Francisco José Alegría Ruiz. (…)

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
08/12/2017
Compartir