El cardenal Osoro propone a la Inmaculada como maestra “que nos enseña a ser jóvenes”

  • El arzobispo de Madrid prestó la tradicional vigilia en la catedral de Madrid y la solemne celebración de este 8 de diciembre
  • Con la vista puesta en el próximo sínodo, Madrid celebra a “María, estrella y camino para una nueva juventud”

Este viernes, 8 de diciembre, con motivo de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el cardenal Osoro presidió una solemne Eucaristía en la catedral de la Almudena. Ya por la tarde, celebrará una misa en la capilla del Seminario Conciliar de Madrid, que tiene a esta advocación mariana como patrona de la institución.

El cardenal Osoro también presidió, en la catedral de la Almudena, una de las tres vigilias que se desarrollaron simultáneamente en Madrid con el lema: “María, estrella y camino para una nueva juventud”.

“Nos enseña a ser jóvenes”

En su intervención, el cardenal señaló que “en la historia de la salvación es María la que nos entrega la juventud, la que nos enseña a ser jóvenes”. En este sentido afirmó que “el Señor nos ha elegido como eligió a nuestra Madre para mostrar su rostro en este mundo”.

Aludiendo a las lecturas, Osoro señaló que en el caso de María “no es la edad lo que hace cantar un cántico nuevo, sino acoger o no a Dios. Él nos ha elegido como eligió a nuestra Madre, la Virgen María, sin pecado, limpia y pura, para mostrar el rostro de Dios en este mundo”.

Invitando a todos los cristianos a ser “discípulos misioneros”, recordó que “María tuvo dificultades, pero se puso en camino y atravesó una región montañosa, y llevó alegría. ¿No nos querrá decir algo el Señor en este momento de la historia? No seamos quejicas, el quejica no conquista nada ni a nadie, se ensimisma en sus quejas”.

Actualizado
08/12/2017
Compartir