Preparativos chilenos en fase final

Nuevas actividades buscan motivar más a la población chilena en la espera del papa Francisco.

A poco más de un mes de la llegada del Papa Francisco a Santiago de Chile los preparativos entran a su fase final. Desde Bolivia llegó un ‘papamóvil’ para ser usado en Iquique y desde Estados Unidos otros dos para su uso en Santiago y Temuco. Todos están a cargo de Carabineros, la policía chilena, que está reforzando su contingente en las ciudades en que estará el Papa.

La Conferencia de Religiosos (CONFERRE), por su parte, ha producido cuatro fichas para reflexión grupal sobre el cuidado de la creación, la familia, la paz y la iglesia en la realidad local. Con ellas invitan a las religiosas y religiosos a trabajar en ‘periferias’: juntas de vecinos, comunidades de base en sectores vulnerables, clubes deportivos u otros espacios donde sea un desafío presentar al papa Francisco.

Otra campaña proviene de la Unión Social de Empresarios y Ejecutivos cristianos (USEC), que llama a firmar en su web expresando, de ese modo, el compromiso personal a vivir las actividades empresariales como una noble vocación, contribuyendo así a la realización de una sociedad más humana, justa, libre y solidaria. USEC entregará a Francisco las firmas, sin publicar los nombres de quienes firmen, como expresión de este compromiso.

Empresarios cristianos se preparan para visita del papa Francisco.

Augusto Undurraga, director de USEC, participa en la campaña del Arzobispado de Santiago que, además de diversos materiales de difusión, incluye breves audiovisuales con testimonios de personas de ámbitos diversos. En el suyo, Undurraga dice que el llamado que hace el Papa a los empresarios es a “ayudar no solo como mero espectador, sino como actor de la sociedad. La visita del Papa estoy seguro nos va animar a todos a ser mucho más generosos con los demás”, afirma.

En esa misma campaña, otro testimonio lo ofrece Luisa Riveros, pobladora que en el año 1987 le habló al papa Juan Pablo II en la población La Bandera, un barrio popular de Santiago. Ella saluda a Francisco y le dice “bienvenido a este país que está herido. Ojalá lo escuchen, ojalá quede una semillita suya en este país que se ve tan poderoso. Que hay metro, que hay tiendas, pero no es para todos. Porque muchos adultos mayores estamos aislados de todo. Hay gente, Santo Padre, que tiene una pensión bajita. No alcanza. Este pueblo tiene tantas cosas lindas, pero tiene al ser humano corrompido”.

Débil entusiasmo

Tanto estas camzañas como los esfuerzos en las diócesis para motivar y animar a participar en las actividades con el Papa en las tres ciudades que visitará, parecen ser la reacción al débil entusiasmo que se percibe en el país ante la visita.

El periodista organizador de encuentros multitudinarios con este Papa y con sus dos antecesores, Yago de la Cierva, invitado a participar en actividades de la preparación a la visita de Francisco, entrevistado por El Mercurio sostuvo que en los países donde ha estado ve gente muy esperanzada, “no es esa la sensación universal chilena. Como no he visto en ningún otro sitio, el verdadero desafío es que la gente está poniendo distancia con el Papa”. Esto no deja de sorprenderlo porque es una aproximación “totalmente distinta; veo a los chilenos muy desconfiados, a la defensiva”.

De la Cierva fue director ejecutivo de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011 y es profesor de la Universidad de la Santa Cruz (Roma). Con su larga experiencia asegura que esta situación que se vive en Chile es inédita y está convencido que la figura y estilo de Francisco lograrán revertirla.

Muchos chilenos comparten esa impresión de distancia respecto a la visita. Algunos la atribuyen a la desconfianza que se vive en el país respecto a la Iglesia, pero que el Papa tiene otra recepción, positiva. Otros consideran que el enfoque y los énfasis puestos en este período de preparación levantaron temas polémicos, como fue la campaña “Santo Padre yo lo invito” a través de la cual se pidió a todos los chilenos hacer aportes económicos para financiar la visita.

Por otra parte, las tres ciudades que recibirán al Papa tienen copadas las reservas turísticas en hoteles y se están tomando medidas especiales para facilitar la llegada y permanencia de argentinos, bolivianos y peruanos, especialmente. Otro tanto ha ocurrido con la inscripción de voluntarios que superó su objetivo alcanzando los 19 mil inscritos.

También el Gobierno desarrolló www.papaenchile.gob.cl con información oficial y detalles prácticos para orientar a la ciudadanía. La Presidenta Michelle Bachelet, con su ministra Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez; los integrantes de la Comisión Nacional Organizadora de la Visita y los representantes del Estado para la Visita Papal, Benito Baranda y Haydée Rojas, presentaron el sitio web que incluye recomendaciones de salud, seguridad, transporte, turismo, cuidados del medio ambiente.

Actualizado
06/12/2017
Compartir