Los nuevos estándares para Educación Religiosa Escolar

La Conferencia Episcopal le apuesta al diálogo intercultural en la escuela

Durante la última asamblea de obispos fueron presentados los nuevos estándares de Educación Religiosa Escolar (ERE) para instituciones católicas del país.

Según ha dicho monseñor Óscar Vélez, presidente de la comisión episcopal de Educación y Cultura, el nuevo enfoque adoptado por el episcopado pretende contribuir a la resolución pacífica de conflictos, el uso ético de las tecnologías y los recursos naturales, el respeto por la diferencia, la identidad en un contexto multicultural y el fortalecimiento y cuidado de las relaciones humanas.

“No es catequesis. Es una asignatura más”. Un apartado introductorio del documento aclara que la perspectiva asumida de ERE apunta principalmente a transmitir a los alumnos conocimientos sobre la identidad del cristianismo, sin que por ello excluya la apertura a otras formas de espiritualidad.

Es notoria la incorporación del magisterio del papa Francisco y el interés de definir como radio de acción lo definido por la Congregación Vaticana para la Educación Católica y su énfasis en aportar desde la escuela al diálogo intercultural. Ha dicho el organismo que “el estudiante se encuentra en interacción con culturas diversas y necesita disponer de los instrumentos necesarios para comprenderlas y ponerlas en relación con la propia”.

Para ello la CEC propone trabajar a partir de preguntas de investigación. La metodología invita a los niños y jóvenes a analizar una situación problema, a plantear su objeto de estudio, formular una hipótesis, documentarse y fundamentar la verificación de lo planteado, para así adoptar una respuesta.

Cuatro enfoques permiten pasar de la profundización de los asuntos característicos del cristianismo católico al diálogo con formas religiosas y eclesiales diversas: un enfoque antropológico, otro bíblico, otro bíblico-cristológico y uno eclesial.

Por una cultura del encuentro

Los nuevos estándares le exigen un perfil particular a los docentes que acompañan el proceso formativo, entre cuyos rasgos destacamos el conocimiento de los criterios establecidos por el Concilio y el desarrollo posconciliar para el diálogo desde el catolicismo con los no creyentes, con las ciencias, con la cultura, con las religiones no cristianas, y entre cristianos y comunidades eclesiales (p. 32).

Llama la atención el énfasis en los referentes normativos que enmarcan la forma de Educación Religiosa Escolar a desarrollar en colegios católicos. Exige el episcopado atender a aspectos vigentes del Concordato entre el Estado y el Vaticano; y defender el derecho a la libertad religiosa para el caso católico, en atención al interés de las familias.

En los próximos meses el Departamento de Educación y Culturas de la Conferencia Episcopal emprenderá un ejercicio de divulgación nacional del documento con los nuevos estándares. Para tal fin desarrollará diplomados en las ocho regionales en que se agrupan las distintas jurisdicciones eclesiales de Colombia. Fruto de la interacción con docentes de todo el país, se tiene previsto recoger insumos para la elaboración de un nuevo directorio de pastoral educativa y para consolidar la formulación de una Cátedra de la Cultura del Encuentro tanto para escuelas como para universidades católicas.

Según informó a Vida Nueva el padre Luis González, nuevo director del departamento, esta iniciativa dará particular relevancia a los mensajes que el Papa dejó a la nación durante su viaje apostólico y se regirá por el interés de desarrollar una pastoral educativa incluyente y en salida.

 

 

 

Actualizado
28/11/2017
Compartir