Francisco a los líderes religiosos de Myanmar: “No tengamos miedo a las diferencias”

papa Francisco con líderes religiosos de Myanmar Rangún 28 noviembre 2017 viaje apostólico Myanmar y Bangladesh

Martes, 28 de noviembre de 2017. El papa Francisco se despierta en Rangún, y es la primera vez que un Papa se despierta ahí. En esta su tercera visita a Asia, primera vez que un Obispo de Roma visita la antigua Birmania, Francisco ha comenzado el segundo día de su visita apostólica a Myanmar y Bangladesh.

Tenía para hoy una agenda bastante completa e importante a nivel político en Naipydó, pero antes de trasladarse a la capital del país, pudo hacer un hueco para recibir, a primera hora de la mañana y fuera del programa oficial, a 17 líderes religiosos del país, budistas, musulmanes, hindúes, judíos, católicos y cristianos, ciertamente una gran variedad de confesiones y religiones donde se han escuchado palabras no solo bonitas, sino también esperanzandoras.

El encuentro duró cerca de 40 minutos y tuvo lugar en la sede del Arzobispado de Rangún, gesto que Francisco agradeció a los líderes religiosos. Algunos tomaron la palabra, y después el Papa improvisó un saludo en español, informa Radio Vaticana.



“Mientras ustedes hablaban –dijo el Papa– me vino a la mente una oración que rezamos a menudo, tomada del Libro de los Salmos: ‘Qué hermoso es ver a los hermanos unidos’. Unidos no quiere decir iguales. La unidad no es uniformidad, aun dentro de la misma confesión. Cada uno tiene sus valores, sus riquezas, y también sus deficiencias”.

Ese fue el núcleo del discurso papal: poner en relevancia las diferencias, las tradiciones y las riquezas, siempre en el marco de la paz. “Por tres veces uno de ustedes usó la palabra ‘armonía’. Esa es la paz: la armonía“, aseguró.

Y continuó su argumentación diciendo que “la tendencia mundial hacia la uniformidad es matar la humanidad. Eso es una colonización cultural”, y que la responsabilidad de todos ellos es “entender la riqueza de nuestras diferencias, étnicas, religiosas, populares―”, para, desde ahí, iniciar el diálogo.

“Myanmar es muy rica en las diferencias”

Aterrizando en su realidad, Francisco ha asegurado que “la naturaleza en Myanmar ha sido muy rica en las diferencias” y pidió: “No tengamos miedo a las diferencias. Querámonos como hermanos. Y si discutimos entre nosotros, que sea como hermanos. Que enseguida se reconcilian. Siempre vuelven a ser hermanos. Yo pienso que solo así se construye la paz”.

“Construyan la paz. No se dejen igualar por la colonización de culturas. La verdadera armonía divina se hace a través de las diferencias. Las diferencias son una riqueza para la paz”, finalizó.

A continuación, Francisco viajaba a Naipydó, donde tendría lugar una ceremonia de bienvenida al país, la visita de cortesía al presidente, un encuentro con la premio Nobel Aung San Suu Kyi y pronunciaría un discurso a las autoridades y sociedad civil.

Noticias relacionadas
Actualizado
28/11/2017
Compartir