Filoni: “Francisco animará a los cristianos de Myanmar y Bangladesh a no tener miedo”

cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos

Desde hoy lunes y hasta al 2 de diciembre, Francisco viaja a Myanmar (antigua Birmania) y Bangladesh, dos países considerados por la Iglesia “tierra de misión” y de los que se ocupa la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

El cardenal italiano Fernando Filoni, prefecto de este dicasterio vaticano, destaca en esta entrevista con Vida Nueva que la presencia del Pontífice servirá para impulsar “la convivencia respetuosa de todas las minorías”, entre las que se encuentra la pequeña comunidad cristiana existente en ambas naciones”, cuyos hijos “no están olvidados ni marginados y pertenecen al corazón de la Iglesia”.

El prefecto se niega a responder a preguntas que considera de contenido político o que tengan que ver con los refugiados rohingya, la minoría musulmana perseguida en Myanmar y acogida en la vecina Bangladesh.

PREGUNTA.- ¿Cómo puede ayudar la visita papal a la misión de la Iglesia en estos países?

RESPUESTA.- El hecho de que el Santo Padre haya elegido hacer este viaje pastoral en dos países considerados misioneros, porque la presencia de la Iglesia es minoritaria, es un aspecto a tener en cuenta. El sucesor de Pedro tiene la tarea de confirmar a los fieles en la fe y, al mismo tiempo, animar a estas pequeñas Iglesias a no tener miedo de ser minoritarias. Pero no solo está el aspecto religioso del viaje. También está la atención hacia países emergentes. Pensemos en Bangladesh, con una población inmensa respecto a su superficie, que busca un camino hacia el desarrollo y la convivencia respetuosa de todas las minorías. Es un aspecto importante al que el Papa siempre presta atención. Y pensemos en Myanmar, un país salido de una dictadura militar que busca su camino, aunque no es fácil. Allí el Santo Padre puede brindar una palabra sobre la convivencia de todas las minorías, obviamente respetuosa con la mayoría, que es budista. O hablar sobre el camino abierto hacia la integración de la vida civil, social, política y religiosa de un país importante en el tablero del sudeste asiático.

P.- ¿Pueden los cristianos ejercer un papel de mediadores entre minorías?

R.- La Iglesia tiene una misión cuyo primer punto no es político. Pero, desde un punto de vista religioso, al tratar con otros grupos, sean mayoritarios o minoritarios, tiene algo que decir y un papel que desarrollar. El hecho de que el Papa haya querido reforzar la identidad de la presencia católica en estos dos países, dándoles a ambos un cardenal por primera vez, otorga representatividad a estas Iglesias dentro del Colegio cardenalicio. La visita viene precedida por ese gesto, que fue muy bien acogido por la población y por las autoridades civiles y eclesiales. La Iglesia, ciertamente, tiene un papel que jugar en estos países, donde lleva presente desde hace 500 años. (…)

Diálogo con el islam

P.- Bangladesh tiene una amplia mayoría musulmana. ¿Cómo puede ayudar el viaje a relanzar el diálogo interreligioso con el islam?

R.- Hay diversos modos de ver las cosas: cómo las vemos nosotros desde dentro de la Iglesia o cómo las ven otros. En este caso, es cómo la comunidad musulmana nos ve a nosotros. En los años pasados, el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso ha tenido contactos institucionales con estas religiones. Pero hay otro hecho: la experiencia, por ejemplo, de la presencia con nuestras escuelas, en las que la mayoría de los alumnos no son cristianos, sino musulmanes. Esto da el tono de lo que significa el diálogo. Nosotros no hacemos catequesis en la escuela y respetamos la identidad de los participantes. La escuela es un bien para todos. La Iglesia favorece fundamentos para el desarrollo del orden humano y social, de preparación a lo que después es el futuro de cada ciudadano. (…)

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
27/11/2017
Compartir