La Pastoral Obrera en España denuncia la “profunda pérdida de dignidad” de las personas trabajadoras

  • Publicado el comunicado de las 23ª Jornadas Generales de los delegados diocesanos y movimientos apostólicos celebradas en Ávila
  • La pérdida de dignidad se debe a la “nueva configuración del trabajo”, que manifiesta una honda “deshumanización”, también en la vida social

23 Jornadas Generales de Pastoral Obrera noviembre 2017

En una sola frase: “La nueva configuración del trabajo manifiesta una profunda deshumanización del trabajo humano y, en consecuencia, de la vida social. Una profunda pérdida de dignidad de la persona trabajadora”.

Es la frase más redonda y que mejor resume el comunicado de las 23ª Jornadas Generales de Pastoral Obrera, celebradas en Ávila los días 18 y 19 de noviembre bajo el lema ‘Ante el #futurodeltrabajo, quehacer de la Pastoral Obrera’, convocadas por el Departamento del ramo de la Conferencia Episcopal Española.

Bajo la presidencia del obispo Antonio Algora y acompañados por el director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, Luis Manuel Romero, delegados diocesanos de toda España y miembros de movimientos apostólicos y de equipos parroquiales reflexionaron juntos sobre los cambios y las “nuevas realidades” que se están produciendo en el mundo del trabajo. En el comunicado no se explicitan, pero no es difícil imaginarlo: precarización del empleo, aumento de los contratos temporales, congelación o reducción de salarios, ampliación de los horarios… y cómo todo ello repercute en la vida personal y familiar.

La persona, en el centro

Ante estos retos, la Iglesia quiere dar una respuesta “porque el mundo del trabajo es una prioridad humana”, y por lo tanto “es una prioridad cristiana”.

Y así, la Pastoral Obrera apuesta por la centralidad de la persona: “Hemos de recuperar los elementos que contribuyan a la construcción de una sociedad que ponga a la persona humana en un lugar central y al trabajo digno como elemento imprescindible de la integración social y herramienta indispensable para acceder a una vida digna”.

Esto significa, dicen en otro momento, que siguen empeñados en que “los lugares de Iglesia sean los lugares de la vida”, y citan a san Juan Pablo II en la encíclica Laborem Exercens (1981): “Son siempre necesarios nuevos movimientos de solidaridad de los hombres del trabajo y de solidaridad con los hombres del trabajo”.

El tercer compromiso que adquiere la Pastoral Obrera en España se “abrir caminos de humanidad, encuentro y diálogo” con el resto de actores sociales, organizaciones sindicales, militantes cristianos y trabajadores y trabajadoras en general.

Sindicatos en el Vaticano

Por otra parte, Antonio Algora asistirá esta semana al encuentro convocado por el papa Francisco para los días 23 y 24 de noviembre con organizaciones sindicales de todo el mundo

El obispo responsable de la Pastoral Obrera en España y obispo emérito de Ciudad Real considera que se trata de una iniciativa de “esperanza para hacer posible las mejoras y los cambios necesarios de las condiciones de trabajo para tantos y tantos millones de personas cuya dignidad se ve afectada por un trabajo que no podemos llamar decente”.

Noticias relacionadas
Actualizado
21/11/2017
Compartir