Rodríguez Carballo: “No existe la juventud, sino el joven concreto”

  • El secretario de la Congregación de Vida Consagrada clausura la 24ª Asamblea General de CONFER
  • “Debemos presentar la Iglesia de hoy, no la de ayer. Y el Pedro de hoy se llama Francisco. Y punto”, sostiene
  • El religioso alerta sobre “grupos fundamentalistas” en la Vida Religiosa que preocupan en su dicasterio

José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica 24ª Asamblea de CONFER

“Pasemos de la teoría a la práctica”. Con estas palabras comenzó su intervención hoy, 15 de noviembre, en la 24ª Asamblea General de la Confederación Española de Religiosos (CONFER) el franciscano José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica. En su mirada a la juventud de hoy –recogida en la ponencia titulada ‘La Vida Consagrada camina con los jóvenes’– ha lanzado un claro mensaje a los superiores mayores: “No existe la juventud, sino el joven concreto, con su historia”. Por eso, la pastoral juvenil no puede ir por otro lado que no sea el del acompañamiento personal, según ha precisado. Pero “claro, esto es más exigente”, subraya.

La Vida Consagrada busca que los jóvenes vivan la fe y poder caminar juntos. Por ello, “el Sínodo de 2018 es una oportunidad de gracia para volver a hablar de ellos”, indica Carballo. El franciscano ha hecho una radiografía de la generación selfie, pero “a modo de rasgos generales, porque cada joven tiene unas ideas y una manera de vivir su fe distinta”, subraya. Ha aludido al mundo digital, puestos que se trata de la primera generación de nativos digitales de la historia. “No sé si esto es bueno o malo, pero tiene consecuencias, ya que ha cambiado su comportamiento. De hecho, la comunicación es hoy más virtual que real y el aislamiento está creciendo a la misma velocidad que avanzan las tecnologías“, ha explicado.

En el mismo sentido, el secretario de Vida Consagrada ha destacado que “en una sociedad de bienestar como la nuestra, el amor se ha convertido en un bien de consumo”. Sobre el compromiso, ha advertido que huyen del ‘para siempre’: “Quieren dejar siempre abierta una puerta o, al menos, una ventana por si quieren huir”. Y que nadie se lleve a engaños, “vienen de un mundo donde la fe no se da por descontada, pese a que hablemos de países de tradición católica”, añade. Además, se trata de una generación que “desde el jueves ya está pensando en el ‘weekend’, donde, por supuesto, Dios no entra”, ha comentado.

Solo 1 de cada 10 jóvenes católicos va a misa mensual

Pero el problema no está solamente en los alejados. Carballo ha hecho referencia durante sus palabras a los superiores mayores al reportaje de Vida Nueva ‘La generación del banco vacío’. Así, aportó el dato desvelado por esta revista: solo 1 de cada 10 jóvenes que se reconocen como católicos acuden al menos una vez al mes a misa.

El religioso gallego ha advertido de que el aumento de la edad de la Vida Consagrada repercute en la lejanía con los jóvenes: “Nos estamos alejando de ellos, difícilmente podemos contactar si no nos movemos”. Carballo reconoce que hay jóvenes que le preguntan “¿para qué sirve la Vida Religiosa hoy?”. “Llenamos las Jornadas Mundiales de la Juventud pero nuestros noviciados y seminarios siguen vacíos. Esto nos tiene que interrogar”, ha continuado.

“¿Hay motivos de esperanza en esta sociedad líquida donde todo cambia, incluso los valores y principios?”, se ha preguntado, para contestar con rotundidad: “Sí”. Porque “hay muchos jóvenes que buscan de forma ardiente el sentido de su vida”. De cualquier modo, ha recordado a los superiores mayores que la falta de vocaciones no es la enfermedad más grave de los consagrados, sino “la resignación: los jóvenes esperan consagrados despiertos que despierten”.

Alérgicos al ‘no’

Para atraer a los jóvenes es de suma importancia aprender a comunicarse: “Deben de conocer la Vida Consagrada no solo por lo que es, sino por lo que hace”. Y “sin poesía, presentando la realidad, pero no presentando todos los votos como renuncias, como noes, porque los jóvenes dicen no al no”, añade. También recordó que el Papa “nos pide ser profetas, no jugar a ser profetas”.

Carballo ha hecho hincapié en la imagen de la Vida Consagrada que se está dando al exterior: “Necesitamos menos consagrados que vivan en Cuaresma permanente y sin visos de Pascua”. Además, “debemos presentarle a los jóvenes la Iglesia de hoy, no la de ayer. Y el Pedro de hoy se llama Francisco. Y punto”. Al respecto, ha mostrado su preocupación por la presencia de “grupos fundamentalistas dentro de la Vida Consagrada, un hecho que preocupa en la Congregación”. Por último, y volviendo a los jóvenes, el secretario de Vida Consagrada ha pedido a los superiores mayores “asumir el riesgo de equivocarse, porque el que si caminas te equivocas, pero si no caminas ya te has equivocado”. Y ha concluido: “Rompamos con nuestros miedos, levantémonos ya, los jóvenes nos esperan”.

Noticias relacionadas
Actualizado
15/11/2017
Compartir