Retiran de la Catedral Metropolitana ‘La Fe’ y ‘La Caridad’ de Manuel Tolsá

  • La caída de ‘La Esperanza’ a causa del sismo del 19 de septiembre en México, obligó a las autoridades a resguardar las otras dos esculturas para protegerlas; podrían remplazarse por piezas de fibra de vidrio

Más de 12 horas duró el retiro de las esculturas tituladas ‘La Fe’ y ‘La Caridad’, como una medida precautoria tomada por las autoridades federales, luego de que ‘La Esperanza’ colapsara durante el terremoto del pasado 19 de septiembre.

Estas tres piezas, que representan las virtudes teologales, son del arquitecto español Manuel Tolsá, y fueron colocadas sobre la Torre del Reloj de la Catedral Metropolitana de México en 1813, a 45 metros de altura; sin embargo, debido a la convulsión que vivía el país a causa del movimiento de Independencia, éstas no fueron ancladas debidamente, sino que sólo se utilizó un mortero como pegamento. Fue por esta razón que durante el sismo, las piezas giraron y se desplazaron, provocando la caída de una de ellas.

El arquitecto Raúl Delgado,  Director General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Nacional de la Secretaría de Cultura, explicó a los medios de comunicación que el Gobierno Federal está tomando medidas de protección preventivas, pues los movimientos telúricos no se pueden prevenir. “Entonces, frente a los posibles movimientos, se decide prevenir retirándolas”, dijo.

Proceso minucioso

Para desmontar las esculturas fue necesaria una grúa de 220 toneladas y un brazo de 60 metros. Raúl Delgado explicó que se utilizó también una red con bandas de poliéster y fibra de carbono para envolverlas, lo que permitió que no corrieran riesgos durante el descenso ni que sufrieran daños con el roce de los sujetadores, toda vez que las bandas tienen una textura suave que evita la fricción.

Dijo que el proceso fue largo, ya que se evaluó y calculó a detalle cada una de las etapas para desmontar las piezas. Fue por esta razón que los trabajaron iniciaron aproximadamente a las 8 de la mañana de este miércoles, y concluyeron por la tarde noche.

Los daños

La primera escultura en tocar suelo fue ‘La Caridad’, con un peso aproximado de 2.5 toneladas. Ante los reporteros, Raúl Delgado destacó el cuidadoso trabajo de Manuel Tolsá, el cual –dijo– se puede apreciar en los detalles de la escultura, mismos que no era posible observar a la altura en la que se encontraba colocada.

Luego se procedió a desmontar ‘La Fe’, con un peso similar. El funcionario explicó que esta pieza es la más dañada, pues tiene visibles fisuras, fracturas y hongos provocados por la humedad. Precisó que esto se debe a que estuvo expuesta a la intemperie durante más de dos siglos. Pero no sólo por el viento y la lluvia, sino por la temperatura que puede oscilar entre los 6° y los 40° centígrados, según la estación.

Cabe mencionar que ‘La Esperanza’, la cual se desplomó a causa del movimiento telúrico, también sufrió graves daños, pero, según las autoridades, es posible restaurarla. Por lo pronto, las tres obras se encuentran en la curia en espera de que se decida si serán reemplazadas por piezas de fibra de vidrio o, tras su restauración, serán colocadas nuevamente en su sitio original. En tanto, las autoridades comenzarán a analizar los materiales con que fueron hechas para comenzar la restauración.

Delgado también informó que en los próximos días los fieles y turistas que visitan la Catedral de México podrán ingresar por las puertas frontales del templo, una vez superado el riesgo de que las esculturas de Tolsá pudieran venirse abajo, provocando una tragedia.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/11/2017
Compartir