Barriocanal: “La Iglesia no solo da comida, devuelve dignidad”

  • El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal presenta el Congreso Católicos y Vida Pública
  • El foro organizado por la Asociación Católica de Propagandistas se celebrará entre el 17 y 19 de noviembre con el tema “La acción social de la Iglesia”

Fernando Giménez Barriocanal presenta el XIX Congreso Católicos y Vida Pública/VN

El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, no deja lugar a dudas: “La fe tiene una dimensión social evidente”. De esta manera, el también presidente de Cope presentó hoy el XIX Congreso Católicos y Vida Pública organizado por la Asociación Católica de Propagandistas que se celebrará en Madrid del 17 al 19 de noviembre con el tema “La acción social de la Iglesia”.

“Hay quien desconoce la labor social de la Iglesia y quienes la absolutizan pensando que su misión es estrictamente la labor social”, alertó Barriocanal que recordó cómo en ocasiones “desde fuera se exige que la Iglesia no se meta de donde no le llaman: ni en política ni en economía ni en relaciones sociales, que se dedique a rezar”.

Frente a ello, presentó la labor social de la Iglesia como “la necesidad de responder al amor de Dios”. El responsable de las cuentas de la Iglesia española hizo referencia a los millones de cristianos “que dentro y fuera de España ofrecen unos valores insertos para construir una sociedad más justa”.

Con los más pobres

Así, reivindicó el papel de los católicos en “cómo se ha solventado la crisis económica”, además de repasar su contribución en materia educativa, en el ámbito sanitario, en las cárceles, con las personas con discapacidad, en el mundo rural… “En los pueblos, probablemente el único agente social que queda es el cura, que acompaña a los ancianos que viven solos”, subrayó como ejemplo de este mapa de solidaridad: “En definitiva, la Iglesia está con los más pobres, dándoles no solo un poco de comida, sino que devuelve un poco de dignidad”.

De esta manera, el vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, apuntó que la nueva edición del congreso es una invitación a ser una Iglesia en salida “presenta en las periferias”. “La caridad de Cristo nos urge, nos pone en movimiento”, añadió.

Red de solidaridad

“El foco de este congreso es el testimonio encarnado de la acción social de la Iglesia”, destacó el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación San Pablo CEU, Carlos Romero, que destacó que se trata de un servicio que “llega a católicos y no católicos” a través “de una gran red de solidaridad que se ofrece al hombre de nuestro tiempo”.

“El Papa siempre dice que una Iglesia sin caridad no existe. Esta idea es la que nos ha movido en este congreso”, aseguró Rafael Ortega, director del congreso, que hizo hincapié en esta entrega eclesial de tender puentes “en medio de todas las amenazas que se ciernen sobre nosotros”.

Serán los responsables de las diferentes entidades eclesiales -Cáritas, Manos Unidas, Mensajeros de la Paz…- quienes pongan voz a este encuentro, pero también quienes trabajan mano a mano con aquellos que más lo necesitan. Muestra de ello es la conferencia inaugural, en mando de Victo Ochen, fundador de African Youth Initiative Network. O el cierre, que correrá a cargo de Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang (Camboya).

Actualizado
07/11/2017
Compartir