“Hay un problema fundamental en nuestra sociedad”, denuncian los obispos tras el tiroteo en la Iglesia baptista de Texas

  • El presidente del Episcopado católico, cardenal DiNardo, insiste en que “no se puede tolerar la violencia armada sin sentido en cualquiera de sus formas”
  • También el arzobispo de Texas se une a la crítica y reclama: “Necesitamos embajadores de paz, no guerra”

oración en la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs San Antonio Texas tras el tiroteo noviembre 2017

“Estamos unidos con vosotros en este momento de terrible tragedia”, es el mensaje que el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), cardenal Daniel N. DiNardo, ha enviado a la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs (San Antonio, Texas), que ayer domingo 5 de noviembre sufrió el terrible ataque de un hombre que entró en el templo durante los oficios, asesinó a tiros a 26 personas, incluida la hija de 14 años del pastor y otros niños, e hirió a otra treintena.

“Extiendo mis oraciones –sigue DiNardo– y las oraciones de mis hermanos obispos por las víctimas y los familiares de nuestros hermanos y hermanas baptistas, así como a toda la comunidad de Sutherland Springs”.

En su mensaje, el también arzobispo de Galveston-Houston se refiere al enorme problema y eterno debate en la sociedad estadounidense, que es el de la tenencia y uso de las armas: “Este incomprensible hecho trágico se une a una lista de tiroteos masivos cada vez mayor, algunos de los cuales también sucedieron en iglesias mientras las personas rezaban”, lamenta.

“Debemos alcanzar la firme determinación de que hay un problema fundamental en nuestra sociedad. Una cultura de la vida no puede tolerar, y debe prevenir, la violencia armada sin sentido en cualquiera de sus formas. Que el Señor, que es paz, nos envíe su espíritu de caridad y no violencia para alimentar su paz entre nosotros”.

“No guerra, no violencia, no armas”

Por su parte, el arzobispo católico de la diócesis donde ocurrió el ataque (San Antonio) ha expresado su solidaridad y oraciones a la comunidad baptista. Gustavo García-Siller utilizó su cuenta de Twitter para lanzar varios mensajes de apoyo, y también criticar, como el cardenal DiNardo, el problema de la violencia armada en el país: “Necesitamos embajadores de paz. No guerra, no violencia, no armas”.

Los mensajes más elocuentes se los dirige el obispo a los políticos: “Paren, paren, paren!!!! Líderes, paren la guera, la lucha y la guerra. Gobernadore, trabaje por la paz!!!! Sea fiel! A Cristo. Basta! Basta! Dios está con nosotros. Paz!”. “Gobernador, NO a la guerra, sin violencia, sin armas. Basta ya!!!!!!”.

“Caminar al lado de las víctimas”, pide el WCC

El secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (WCC) –que agrupa a iglesias, denominaciones y comunidades de iglesias en más de 110 países y representa a más de 560 millones de cristianos–, el reverendo Olav Fykse Tveit, ha expresado su “dolor por las vidas perdidas” y su solidaridad con toda la comunidad.

“Una violencia como esta es muy dolorosa de enfrentar cuando se centra sin sentido en gente que está celebrando en un lugar donde se sienten seguros como una comunidad que expresa su fe. ¿Cómo lo asumimos y respondemos? No podemos aliviar el dolor de nadie, pero podemos caminar a su lado, ya sea desde el otro lado de la calle o a miles de kilómetros de distancia”, recomienda Tveit.

Noticias relacionadas
Actualizado
06/11/2017
Compartir