Diego Contreras: “Francisco protagoniza un cambio de paradigma en la comunicación en la Iglesia”

  • En un encuentro con periodistas en Roma, el profesor valora el gran éxito de Bergoglio al imponer un discurso propio en los medios
  • En comparación con los papas precedentes, ahora el protagonismo lo centra “la conflictividad interna frente a la externa”

papa Francisco durante una audiencia general en la Plaza de San Pedro

Ayer viernes 3 de noviembre en Roma, en un curso especializado para periodistas dedicados a la información religiosa en la Universidad Pontificia de la Santa Croce, Diego Contreras, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad, ofreció una significativa ponencia sobre la capacidad comunicativa del papa Francisco, que, a su juicio, está marcando un hito en la historia reciente de la Iglesia.

Como recalcó, estamos ante todo un “cambio de paradigma” por el que Bergoglio está imponiendo la fuerza de una “narración mediática” propia y proactiva. Y con un notable éxito por la reacción mediática al hacerse eco de la actualidad eclesial.

‘The New York Times’ como ejemplo

Un cambio de tendencia que Contreras mostró de un modo gráfico. Así, mientras que con Benedicto XVI el 44% de las noticias publicadas en The New York Times giraron en torno a la “controversia” y un 8% sobre el “escándalo”, con el Pontífice argentino la mayoría de las noticias eclesiales han apelado al “cambio” (31,5%) y al “conflicto interno” (25,5%). Así, las “palabras clave” en el pontificado de Bergoglio son “cambio”, “reforma” o “primavera”.

Otro eje esencial es que el discurso de Francisco “tiene tanta fuerza porque se centra en la persona: no habla de la pobreza, sino del pobre; como no habla de la migración, sino del migrante”. Algo que ya puso de relieve en sus primeros días como Papa, “cuando impactó al mundo con numerosos gestos llenos de sencillez, centrando la mirada en su significado”.

Eso provoca que, “incluso cuando habla de cuestiones morales”, los medios no le den tanto eco, “dando por hecho que repite el discurso habitual de la Iglesia en esas cuestiones”. Algo que, por ejemplo, “no ocurría con los papas anteriores, de los que se decía que solo hablaban de esos grandes temas morales, como sobre la sexualidad”.

Leer a Francisco “en su totalidad”

La conclusión, enfatizó Contreras, “es que, aunque parezca obvio, hay que leer a Francisco en su totalidad, sin filtro”, pues muchas veces los medios distorsionan sus palabras e incurren en “un uso ideológico insidioso”, queriendo hacer ver que “el Papa es bueno y la Iglesia es mala”. Frente a ello, constata el docente, la realidad es que, más que un “cambio en profundidad” a nivel doctrinal, lo que Francisco está propiciando es “un enfoque centrado en las heridas de las personas y en su necesidad de curarlas”.

De ahí que uno de sus grandes logros es que ahora “la conflictividad interna”, en la que se encarna ese anhelo de cambio y reforma, es mucho más protagonista que “la conflictividad externa”, sobre los escándalos achacados a la Iglesia.

Noticias relacionadas
Actualizado
03/11/2017
Compartir