¿A quiénes verá el Papa Francisco en Chile? (I)

Los bailes religiosos de la fiesta de La Tirana y miles de inmigrantes serán protagonistas destacados ante el papa Francisco durante su estadía en Iquique.

En la visita a Iquique, el lunes 23 de octubre, del Nuncio Apostólico en Chile, Ivo Scapolo y Mauricio Rueda, coordinador de las visitas papales en el Vaticano, se precisó el programa que desarrollará el papa Francisco en esta ciudad el último día de su estadía en Chile. Con ellos llegaron los directivos de la Comisión nacional de preparación de la visita del Papa, quienes fueron recibidos por el obispo local Guillermo Vera.

En esa ocasión, quedó definido que desde el aeropuerto el Papa llegará directamente a la Playa Lobito donde celebrará la Eucaristía ante unas 700 mil personas de Iquique, los pueblos cercanos incluso Arica y Antofagasta, además seguramente muchos llegarán desde Tacna, Arequipa y Moquegua, en Perú ya que les queda más cerca que Lima. Concluida la Misa será trasladado a la Gruta de Lourdes, en la Casa de Retiros ubicada de la península de Cavancha, donde permanecerá hasta su salida al aeropuerto para viajar a Lima, Perú.

Al motivar a la preparación para esta visita, el obispo Vera expresó que “el Papa al venir al norte quiere tener un encuentro con la piedad y religiosidad que tenemos en este norte, en nuestros santuarios, que se llenan de luz, colorido y oración”, aludiendo de este modo a los bailes religiosos que, principalmente en el pueblo de La Tirana, manifiestan su tradicional vivencia de fe propia de estos pueblos del norte chileno.

Bailes en honor a la Virgen de la Tirana.

La multitudinaria festividad religiosa de la Virgen de la Tirana se celebra actualmente cada 16 de julio con participación de decenas de bailes de diversos tipos en devoción a la Virgen del Carmen. Los bailes son danzas rituales que realizan cofradías o hermandades de músicos danzantes que, de este modo, expresan su fe a la Virgen. El más antiguo es el ‘baile chino’ que recibe este nombre derivado del quechua donde ‘chino’ significa ‘sirviente’, actitud con que se relacionan con la Virgen. En noviembre de 2014 este baile fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El puerto de Iquique, a 1.800 kilómetros al norte de Santiago y unos 340 del límite con Perú, pasó a territorio chileno después de la Guerra del Pacífico en 1883. A comienzos del siglo XX, durante la época del “auge del salitre” varios grupos de inmigrantes se asentaron en la ciudad: italianos, ingleses, españoles y croatas, principalmente. Muchos de sus descendientes viven actualmente en Iquique.

Sin embargo, con poco más de 200 mil habitantes, su población ha aumentado notablemente en los años recientes debido a la fuerte inmigración desde Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y Haití, quienes se concentran en la ciudad accediendo a labores secundarias. Las principales áreas de producción son la minería (cobre y oro) y la pesca de alta mar, ambas alejadas de la ciudad, y el comercio internacional a través de la Zona Franca, en Iquique.

Iglesia en ebullición

Catedral de Iquique

La diócesis de Iquique fue erigida en 1929, aunque tiene historia desde el siglo XVI como parte del Vicariato Apostólico de Tarapacá, siendo la Parroquia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción. Su actual templo fue construido en 1885, dos años después de incendiarse el anterior. Al ser creada la diócesis, pasó ser su iglesia Catedral. De estilo neoclásico italiano, su edificio rectangular ocupa una cuadra completa; a un costado se ubican las oficinas parroquiales y en su parte trasera un velatorio. El interior del templo se compone de tres naves, divididas por dos hileras de columnas corintias, la nave central presenta una bóveda azul adornada con estrellas doradas.

Organizada en 18 parroquias, la diócesis cuenta con 9 congregaciones religiosas femeninas y 9 masculinas. Un equipo especial constituye la pastoral andina que atiende los muchos poblados diseminados en la alta cordillera cuyos habitantes son principalmente aymaras.

Con mucho entusiasmo en cada parroquia, colegio y movimiento, se preparan para el encuentro con el Papa Francisco, tanto en la celebración eucarística de la Playa Lobito, como a lo largo de las calles y caminos por los que pasará. Una iglesia en ebullición se apronta a este inédito encuentro con el Papa. En esa multitud estarán presentes las comunidades eclesiales, los peregrinos que llegarán desde otras ciudades y los miles de inmigrantes para quienes se espera que el Papa tenga una palabra especial.

Noticias relacionadas
Actualizado
31/10/2017
Compartir