CONFER adelanta el paso “hacia el Sínodo 2018”, proponiendo la vocación como una “historia de amor” en tiempos revueltos

  • Responsables de la Conferencia Episcopal Española han avalado este foro de reflexión que ha convocado a 600 agentes de pastoral vinculados a numerosas congregaciones religiosas
  • El jesuita y colaborador de Vida Nueva José María Rodríguez Olaizola reflexionó sobre la vocación como “decisión plenamente libre, no exenta de miedos”  y reclamó “adecuar el lenguaje al de los jóvenes actuales”

Más de 600 personas participaron en la jornada inaugural de XLVII Jornadas de Pastoral Juvenil Vocacional, organizadas por Confer, este viernes 13 de octubre. Con el título “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. El camino hacia el Sínodo 2018”, este tradicional encuentro de agentes de pastoral se desarrolla en el colegio jesuita de Nuestra Señora del Recuerdo, en Madrid.

La edición de este año, según la organización “tiene como objetivo recorrer y profundizar el contenido del documento preparatorio para el llamado Sínodo de los jóvenes”, ahondando en sus núcleos de reflexión: “los jóvenes en el mundo de hoy; fe, discernimiento y vocación, con un especial acento en el acompañamiento, y elementos fundamentales de una pastoral juvenil vocacional”.

Amar en tiempos muy revueltos

Esta cita ha contado con un apoyo institucional de la Iglesia en España que ha quedado visible desde el primer momento, cuando en la mesa inaugural se sentaron Sergio Requena, Director del secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, y Raúl Tinajero, Director del departamento de Pastoral de Juventud, ambos de la Conferencia Episcopal Española. Acompañaron al nuevo secretario general de CONFER, el hermano de La Salle Jesús Miguel Zamora, y a la nueva responsable del área del Pastoral Juvenil Vocacional, la Hija de la Virgen de los Dolores Mari Carmen Álvarez.

La primera reflexión de las jornadas la ha propuesto el jesuita José María Rodríguez Olaizola. En dos partes ha presentado “los jóvenes de hoy” y “la fe de siempre”, a través de su estilo propio, con mensajes breves y directos. En un segundo momento, se ha servido de la música y de diferentes testimonios gracias a la presencia del coro Nueve y Cuarto de Valladolid. El jesuita ha destacado la insistencia que los documentos preparatorios hacen para que se escuche a los jóvenes, a ellos directamente, “y no a aquellos que nos consideramos todavía jóvenes de espíritu”.

Con el amor como trasfondo de todo su análisis de la realidad juvenil, ha presentado la vocación como “la conciencia de que, entre los muchos caminos que uno puede recorrer, sin embargo, se siente llamado a elegir uno que define su vida y marca una forma de relación con una comunidad y con el mundo”. En este camino “la fe da sentido” y la decisión “el libre y requiere, por parte de uno que ponga en juego su voluntad, pero implica renuncia”, señaló aludiendo al “riesgo” que entraña toda vocación como “forma de amor”.

Esta “historia de amor” que es la vocación se debe vivir en una sociedad con “tiempos muy revueltos” en los que “la voluntad es la hermana olvidada del sentimiento”, reclamó Olaizola. El tiempo, la paciencia, la libertad profunda y la pertenencia son algunas de las claves que el jesuita ha desgranado en su intervención.

Adaptando el lenguaje

Para el salesiano Xabier Camino, responsable de animación vocacional de la provincia de Santiago el Mayor con sede en Madrid, Olaizola presentó una serie de “ideas hiladas a modo de tuits, de un relato que tiene como centro el amor, centro de la vocación”. Camino, tras la intervención del jesuita, ha subrayado, desde su experiencia acompañando a jóvenes en búsqueda, que la clave “no es el hacer, ni la voluntad, sino el amor de saberse amados por Dios y llamados por Él”.

Elsa Franco, del nuevo equipo de animación vocacional de las Hijas de María Auxiliadora de España, señaló que, en este arranque de las jornadas, Olaizola ha ofrecido, “a través de un lenguaje muy claro, muy sencillo y muy directo, una invitación, llena de pasión, a tener claro cuál es nuestra misión, a ser coherentes y a darlo todo por el anuncio de Jesús a los jóvenes”. Y, para ello, una de las claves es el conocimiento de los jóvenes concretos, dentro de la variedad de ambientes en los que los agentes de pastoral se mueven, para “adecuar el lenguaje al de los jóvenes actuales”, que “necesitan que alguien que les hable claramente de Jesús, pero de un Jesús de hoy”.

El laico Pablo Labandeira subrayó también la presentación de la vocación “como una forma de amor”, en la que cobra importancia “la voluntad, como algo que va más allá del mero apetito, del puro deseo, y del mundo de ‘cortos plazos’ en el que se haya inserto el joven, la necesidad de ofrecer marco de sentido a lo que viven los jóvenes, de cómo es necesario ayudarles a conquistar la libertad”.

El estilo del ponente ha llenado las redes sociales con algunas de las frases de la charla. Con la etiqueta #PJV17, los participantes han tuiteado cosas como: “El amor es más que un sentimiento. Es fecundo, deja huella, no es un momento es historia, son las obras que haces aunque no lo sientas”; “Dios te espera a ti, no a una versión idealizada de ti. El Evangelio no es para los perfectos”; “si crees en Dios, te cambia la vida; y si no te cambia la vida es que no crees en Dios”; o “no podemos educar para consumir experiencias, sino para ayudar a los jóvenes caminando, en el acompañamiento, a la adultez”.

Noticias relacionadas
Actualizado
14/10/2017
Compartir