Sudán del Sur tendrá cuatro nuevos obispos “antes de final de año”

Familias en Sudán del Sur, a las puertas de una iglesia archivo

Francisco no se olvida de Sudán del Sur. Está en su agenda. Se ha visto obligado a suspender el viaje al país junto al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, pero antes de final de año nombrará cuatro nuevos obispos, según confirma el nuncio apostólico en Kenia y Sudán del Sur, Charles Daniel Balvo.

Como recoge Catholic Radio Network, este pasado domingo, 8 de octubre, Balvo hizo esta declaración durante la ordenación de un diácono en la Diócesis de Wau, que es una de las que espera a un pastor, junto a Malakal, Torit y Rumbek. De hecho, de las siete diócesis de Sudán del Sur solo Juba, Yei y Tambura-Yammbio tienen obispo.

Sus palabras han sido bálsamo para un país en guerra. “Tendremos la ordenación de nuevo obispo en este lugar, con suerte, no dentro de mucho tiempo”, dijo el arzobispo. Y es que el nuncio se reunió el sábado con todos los sacerdotes de la diócesis para discutir el proceso de nombramiento del nuevo obispo.

“Cuando el miedo impera es complicado promover la paz”

¿Ha resuelto la guerra o la violencia algún conflicto en el mundo? No. La respuesta clara y tajante es del prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, Peter Turkson, en una ponencia sobre la paz y la no violencia en la Universidad de San Diego del pasado 7 de octubre, según recoge la web de la institución académica.

El cardenal aludió a la figura de Jesús, que estableció un modo de vida no violento y lo utilizó como un medio eficaz para promover la paz y el bien común. Por eso, “las decisiones tomadas por la familia humana mundial sobre la paz y la guerra en los meses y años venideros, particularmente por aquellos con responsabilidad política, cambiarán el destino de nuestro planeta”, indicó.

En el mismo sentido, explicó que “estamos tentados a responder a la violencia con violencia. Al intentar hacerlo, nunca lograremos lo que los pacificadores realmente buscan. Pero decir que siempre debemos utilizar una respuesta no violenta al conflicto es fácil de decir, pero difícil de llevar a la práctica”. Y añadió: “La tentación de usar la violencia es fuerte en un mundo de miedo. Los ataques terroristas de los últimos años han aumentado dramáticamente el temor a la inseguridad de los pueblos. Y cuando el miedo impera, es más complicado promover la paz”.

La Iglesia bielorrusa clama contra la violación de derechos

El arzobispo de Minsk-Mohilev, Tadeusz Kondrusiewicz, clama contra las numerosas violaciones de derechos de la Iglesia católica en Bielorrusia. El prelado mantiene que el Gobierno castiga a los sacerdotes extranjeros y buscan interferir en la educación religiosa, lo que “atenta contra la libertad religiosa”, según Independent Catholic News.

Kondrusiewicz, en una carta enviada a Ayuda a la Iglesia Necesitada, pide la firma del Acuerdo entre el Estado y la Iglesia, que, pese al debate iniciado en 2008, no se ha traducido en nada. “La Iglesia no exige ningún privilegio, sino un reconocimiento de sus derechos para poder llevar a cabo adecuadamente su labor”, sostiene.

El arzobispo Kondrusiewicz describió cómo los sacerdotes extranjeros han experimentado problemas con los permisos de residencia y los sacerdotes recién llegados tienen que pasar por un largo proceso de aprobación antes de poder celebrar misa. Y es que, aunque en los últimos 25 años el número de clérigos nativos ha aumentado de 60 a 400, el trabajo de los sacerdotes extranjeros sigue siendo “indispensable”.

Actualizado
10/10/2017
Compartir