Gauchito Gil, una devoción popular a la que se acerca la Iglesia

El obispo Canecín explicó que el Papa le pidió rezar por los difuntos y en honor de este gaucho correntino.

Muchos son los casos en que el culto popular ha elevado a los altares a personas que han tenido vidas fuertemente comprometidas con su gente. Quizás los casos más conocidos en Argentina son el del beato Ceferino Namuncurá y el del santo Cura Brochero. Ambos, gente sencilla, que trabajó por su pueblo sencillo y que por su persistencia y su fe a Dios lograron conseguir el progreso de su gente. En el caso de Namuncurá, el desarrollo de su tribu mapuche, en la Patagonia argentina; en el caso de Brochero, la promoción de los pobladores de la Villa del Tránsito, hoy conocida como Villa Cura Brochero, en la zona de Traslasierra, en la provincia de Córdoba.

| Télam

Salvando las distancias, lo que pasa en el kilómetro 101 de la ruta 123 en Mercedes, provincia de Corrientes, cada 8 de enero, es un verdadero culto popular. Allí se congregan cientos de miles de personas para pedir y dar gracias a Antonio Mamerto Gil Núñez, popularmente conocido como el Gauchito Gil. Se trata de una devoción que ya se extendió por toda la Argentina, incluso también ya hay santuarios en la ruta Austral de la Región de Aysén, en Chile; en la ciudad uruguaya de Mercedes; y en España, en las afueras de la ciudad de Barcelona.

Esta devoción popular multitudinaria se lleva adelante desde hace unos 20 años y tiene como particularidad que su convocatoria se da de manera implícita. Nadie se organiza, pero todos van a rezarle al Gauchito Gil.

Sin embargo, esta devoción –con ritos propios, oraciones, estampas, fecha conmemorativa, signos y símbolos– siempre estuvo en tela de juicio porque muchos creyentes ven en el Gauchito Gil una manifestación pagana de la fe. Frente a esta realidad, el obispo de Goya, Adolfo Canecín, explicó las líneas pastorales que se tienen en cuenta en esta diócesis correntina respecto a la devoción a la Cruz Gil, tan extendida en ese territorio.

Respecto a las masivas manifestaciones en esta parte de la ruta que se dan en cada enero principalmente, y que también recibe visitantes todo el año, en conversación con el periodista Néstor Rocchiccioli (según da cuenta AICA), el prelado aseguró: “este tema es uno de los grandes desafíos que tengo como obispo. Lo primero que hice fue reunirme con los sacerdotes con más experiencia de la diócesis para que me cuenten la historia de la Cruz Gil”. Y comentó: “le consulté durante una visita a Roma al papa Francisco –que realizó en septiembre de 2015– sobre qué hacer para interpretar y acompañar como pastor esta expresión religiosa. Entonces el Santo Padre me dio tres consejos”.

Ciento de miles de fieles se acercan al templo donde se homenajea a Gil | Clarín

En seguida, Canecín detalló esas sabias sugerencias: “Francisco me recomendó rezar por los difuntos. El Papa me recordó que cuando él era cardenal ya existía una novena para rezar por los difuntos y en honor a este gaucho correntino, que habían escrito los sacerdotes Luis Adis y Julián Zini. Puntualmente me pidió que la reeditáramos y la pusiéramos a disposición de los fieles para que la pudieran rezar”.

Asimismo, resaltó: “el papa Francisco rememoró que nuestra diócesis había adquirido, a unos 700 metros del lugar donde se manifiesta esta expresión religiosa, un terreno para erigir allí un santuario a la Santísima Cruz. Y me pidió que levantemos ese templo y así ofrezcamos a los peregrinos todo lo que la Iglesia tiene dispuesto para sus hijos. Sin embargo, por ahora hemos dado pocos pasos en este sentido. Hemos diseñado el proyecto con un arquitecto y la idea es colocar en el acceso a este templo una cruz bien alta e iluminada, que sea visible desde lejos en la ruta provincial 123”.

De esta manera, entre el Papa y este obispo han pensado en dar una respuesta creativa y necesaria para atender a esos cientos de miles de peregrinos que desde toda la Argentina viajan a la ciudad de Mercedes para rendir culto al Gauchito Gil. Si bien no hay estadísticas, muchísimas de esas personas seguramente en lo único que crean sea en el Gauchito Gil.

La creencia popular

Santuario dedicado al Gauchito Gil al costado de la ruta 123 en la ciudad de Mercedes

La historia de Antonio Mamerto Gil Núñez tiene varias versiones. Se estima que nació alrededor de 1840 y fue asesinado el 8 de enero de 1878. Sin embargo, algunas versiones dicen que fue un gaucho trabajador rural que tuvo un romance con una viuda adinerada que también era cortejada por el jefe de policía del lugar; otras versiones hablar de que fue un cuatrero que se congració con los pobres, un líder de un grupo de matones que saqueaban los pueblos matando a los ricos, o un gaucho maltratado que huía desesperadamente de las autoridades de Mercedes.

De lo que más certeza se tiene es que, al ser asesinado por la policía, él le dijo a su ejecutor que iba a recibir la noticia de que su hijo estaba muriendo por una enfermedad, y le pidió que cuando llegue, rece a él (a Gil) y su hijo sanaría porque lo que se iba a derramar con la eliminación de Gil era sangre de un inocente. En esa época se creía que invocar la sangre de un inocente era milagroso. Al llegar a su casa en Mercedes, el policía que lo ajustició encontró a su hijo enfermo, rezó por él en nombre del Gauchito Gil y su hijo se sanó. El agente volvió a donde estaba el cuerpo de Gauchito Gil y le pidió perdón.

Actualizado
06/10/2017
Compartir