El Consejo Indígena Misionero presenta el informe sobre ‘Violencia contra los pueblos indígenas en Brasil 2016’

  • El estudio del CIMI registra suicidios, asesinatos y otras graves acciones de violencia en aldeas de todo el país
  • El organismo de la Iglesia brasileña denuncia “el irrespeto del Estado al derecho de los indígenas de vivir en sus tierras ancestrales”

indígenas pueblo Gamela en Brasil marcha simbólica tras los actos de violencia abril 2017

El jueves 5 de octubre, cuando se cumplía el 29º aniversario de la promulgación de la Constitución Federal de Brasil, el Consejo Indígena Misionero (CIMI) presentaba el informe ‘Violencia contra los pueblos indígenas en Brasil 2016’.

“De este modo se pretende explicitar, además del irrespeto a los derechos originarios de los pueblos indígenas establecidos en la Carta Magna, la inconstitucionalidad del ‘marco temporal’”, anunciaba el CIMI a través de su web.

Inconstitucionalidad del ‘marco temporal’

No es la primera vez que el CIMI sale en defensa de los pueblos indígenas frente a la propuesta político-jurídica del ‘marco temporal’, que restringe el alcance del derecho a la demarcación de las tierras indígenas, vinculándolo a la presencia física –y no tradicional– de las comunidades en sus territorios el día 5 de octubre de 1988, fecha de la promulgación de la Constitución. Recientemente, también lo hizo el pasado 8 de agosto, con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

El lanzamiento del informe sobre la violencia que padecen los indígenas en Brasil se ubica en esta misma perspectiva, toda vez que las disputas políticas y el recrudecimiento de la ofensiva sobre sus derechos, en 2016 dieron lugar a “graves acciones de violencia y violaciones en aldeas de todo el país”.

Suicidios, asesinatos y mortalidad infantil

El alto número de casos de suicidio, asesinato y mortalidad infantil entre los pueblos indígenas brasileños, así como las invasiones y la explotación ilegal de bienes comunes –principalmente madera–, son algunos de los datos que se presentan en el informe preparado por el CIMI, donde, además, se evidencia “el irrespeto del Estado al derecho de los indígenas de vivir en sus tierras ancestrales”.

La publicación presenta un resumen de la situación general de las tierras indígenas en Brasil, actualizada hasta el 25 de septiembre de 2017. De igual forma, se visibiliza –a través de una extensa tabla– la situación de cada uno de los 836 territorios indígenas que aún no han sido demarcados en los 26 estados brasileños.

Además de estas informaciones, se detallan los diferentes tipos de violencias y violaciones, así como los conflictos relacionados a los derechos territoriales, amenazas de muerte y falta de asistencia en salud y educación, entre otros elementos.

Cartografía de Ataques Contra Indígenas

Las informaciones sobre los asesinatos ocurridos en el transcurso de los últimos años incluyen un soporte digital interactivo, por medio de la plataforma CACI (Cartografía de Ataques Contra Indígenas), que permite mapear los municipios y las tierras indígenas donde han ocurrido las agresiones y los crímenes contra las poblaciones originarias en Brasil.

El lanzamiento del informe ‘Violencia contra los pueblos indígenas en Brasil 2016’ contó con la presencia de 40 indígenas de los estados de Maranhão y Roraima, representantes de los pueblos Apanikrã Kanela, Krepun, Memortumré Kanela, Krenyê, Gavião, Macuxi y Wapichana.

En el acto, que tuvo lugar en la sede de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), en Brasilia, participó tambié el presidente del CIMI, Roque Palosci, arzobispo de Porto Velho; el secretario general de la CNBB, Leonardo Steiner, obispo auxiliar de Brasilia; el secretario ejecutivo del CIMI, Cleber Buzatto; y el coordinador del CIMI en el regional Sur, Roberto Liebgotti, quien ha participado directamente en la elaboración del informe.

Noticias relacionadas
Actualizado
06/10/2017
Compartir