La familia marianista, memoria viva de un legado bicentenario

La Compañía de María y las Hijas de María Inmaculada celebran su bicentenario con una eucaristía de acción de gracias

Coincidiendo con la festividad del Dulce Nombre de María, la parroquia Santa María Madre acogió ayer una eucaristía de acción de gracias con motivo de 200 aniversario de la Compañía de María y de las Hijas de María Inmaculada, o lo que es lo mismo, los religiosos y las religiosas marianistas.

“Nosotros, familia marianista, queremos sentir a María a nuestro lado y consagrarnos a ella, queremos que nos forme a semejanza de su Hijo”, destacó en la homilía Germán Cremades, vicario parroquial, que presidió misa eucaristía, concelebrada por el provincial de los marianistas, Miguel Ángel Cortés.

Cremades recordó cómo el beato Chaminade invitaba a todo aquel que estuviera llamado a vivir en este carisma que pusieran en práctica los tres verbos que han vertebrado este bicentenario: conocer, amar y servir. “Hacemos alianza con María”, sentenció.

“A María debemos conocerla como mujer abierta a la misión”, subrayó, para destacar además que en ella “descubrimos a la primera creyente, una invitación a comprometernos con todas las exigencias de nuestro corazón”. “A María debemos amarla”, comentó a la vez que invitó a los asistentes a “manifestar ese amor con una entrega generosa y desinteresada a la construcción del Reino”.

Repaso al legado

Previamente, el salón de actos del Colegio Amorós sirvió de escenario para presentar los escritos fundacionales del padre Chaminade y, en concreto, la edición española que está a punto de ver la luz. También se dio a conocer un volumen que recoge la historia de las religiosas marianistas.

El religioso marianista, durante el acto celebrado en el colegio Amorós

El religioso marianista Enrique Aguilera, durante el acto celebrado en el colegio Amorós

“Todo esto era para mí un sueño inalcanzable, pero hoy se ha hecho realidad, como reflejan los siete volúmenes en los que se recogen las cartas traducidas del padre Chaminade”, explicó el marianista Enrique Aguilera, que quiso reconocer el trabajo realizado por Diego Tolsada como editor y traductor. “Es una manera de conocer el carisma y el origen de la familia marianista”, subrayó .

 

 

Actualizado
12/09/2017
Compartir