Cuando el Papa y Juanes cantan juntos a la paz

  • El Papa cita al cantautor colombiano en su homilía al reivindicar a los mártires de la reconciliación de Colombia
  • Su presencia en Villavicencio se justifica por haber sido escenario de algunos de los atentados más sanguinarios de las FARC
  • Homilía íntegra del papa Francisco en Villavicencio

Un grupo de indígenas saluda a Francisco en la misa en Villavicencio, en Colombia/EFE

Villavicencio no figuró entre las once ciudades que Juan Pablo II visitó en su viaje de 1986. Esta vez , sin embargo, es una de las cuatro privilegiadas por la presencia de Francisco . Debe este honor a que durante los últimos años ha sido escenario de algunos de los más sanguinarios atentados de las FARC y fue elegida como el escenario más adaptado para el Gran Encuentro para la Reconciliación Nacional.

Antes el Papa ha celebrado en Catama una Eucaristía en el curso de la cual ha beatificado al Obispo de Arauca monseñor Jesús E., Jaramillo asesinado en el 1989 por guerrilleros del ELN (Ejército de Liberación Nacional) y al sacerdote Pedro María Ramírez Ramos linchado a golpes de machete en 1948 por un grupo de revoltosos que le acusaba de apoyar al partido conservador sospechoso de la muerte de Jorge Eliecer Gaitán, candidato de la izquierda liberal a la presidencia de la República.

El terreno escogido tiene la misma superficie ( algo más de cuarenta hectáreas) que el Estado de la Ciudad del Vaticano y puede acoger a un millón de personas. Cifra que no ha sido alcanzada ni de lejos porque la abundante lluvia  caída durante la noche desanimó a no pocas personas. En todo caso la multitud  ha sido estimada en más de medio millón.

Respaldo a los indígenas

Una representación de los indígenas de la región  antes de comenzar la misa y le regaló un sombrero típico de la región que Bergoglio se encasquetó sin ningún reparo; también le hicieron entrega de otros dones, arcos y flechas entre ellos.

Siendo hoy la festividad litúrgica de la Natividad de la Virgen la homilía papal se centró en María pero no podía obviar el tema de la reconciliación  “que no es una palabra abstracta ; si eso fuera sólo traería esterilidad , más distancia”.

“Reconciliarse – retomó la palabra Francisco – es abrir  una puerta a todas y cada una de las personas que han vivido la dramática realidad del conflicto. Cuando las víctimas vencen la comprensible tentación de la venganza se convierten  en los protagonistas  más creíbles de los procesos de construcción de la paz. Es necesario que algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección sin esperar a que lo hagan otros”.

Pero Francisco no es un ingenuo y no ignora las reservas que muchos colombianos sienten ante el proceso de paz  que no es “legitimar  las injusticias personales o estructurales. El recurso a la reconciliación  no puede servir para  acomodarse a situaciones de injusticia”.

De García Márquez a Juanes

Si ayer sorprendió a todos citando a Gabriel García Márquez hoy ha ido aún más lejos puesto que, al final de sus palabras, ha recogido estos versos del cantante y músico colombiano Juanes en su poema “Minas piedras” : “Los árboles están llorando , son testigos de tantos años de violencia; el mar esta marrón mezcla de sangre con la tierra”. Si hubiera seguido la cita podría haber recogido estos otros versos: “Pero ahí vienen bajando de la montaña con esperanza/ hombres y niños malheridos buscando asilo/ buscando un sitio para soñar y amar”.

Actualizado
08/09/2017
Compartir