El cardenal Osoro ante las palabras de Santiago Martín: “No hay más culpables que los terroristas”

  • El Arzobispado de Madrid ataja la polémica surgida por una intervención del sacerdote, en la que responsabiliza a Ada Colau del ataque terrorista de las Ramblas
  • La Iglesia debe “estar al lado de las víctimas y del pueblo que sufre”, señala en un comunicado, en el que refuerza la llamada a la unidad lanzada por el cardenal Omella en la Sagrada Familia

 

El sacerdote Santiago Martín, ayer, durante la eucaristía/VN

Reacción inmediata del Arzobispado de Madrid. Apenas unas horas después de que la polémica intervención del sacerdote Santiago Martín en una eucaristía se hiciera viral en Internet, el equipo del cardenal Osoro reacciona con contundencia: “No hay más culpables que los terroristas”.

Y es que, durante una misa en la madrileña iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, el sacerdote abordó la cuestión de los atentados de Cataluña, adentrándose en la polémica de los bolardos que la alcaldesa de Barcelona desestimó instalar en las Ramblas tras la recomendación del Ministerio del Interior.

A través de un comunicado, el Arzobispado se desmarca de las palabras del sacerdote. “En estos momentos tenemos que estar unidos”, subraya un documento en el que se detalla que “frente a la lacra del terrorismo”, la Iglesia debe “estar al lado de las víctimas y del pueblo que sufre”. Es más, en su comunicado, el Arzobispado reproduce unas palabras de Jesús: “No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo”.

Y es que Santiago Martín señaló que Colau tiene “una parte de culpa” en los ataques. Y no solo eso, sino que además, el sacerdote sugirió que “si yo fuera abogado de las víctimas, estaría ya planteando una denuncia contra el Ayuntamiento de Barcelona por cooperación”.

Entre otros comentarios, el sacerdote también tuvo palabras en su homilía para Manuela Carmena: “La alcaldesa de Madrid , del mismo partido que la de Barcelona, extrema izquierda, comunistas radicales, piensa esto: ‘No hay que coartar la libertad’. Claro, la libertad de los asesinos”. En esta misma línea, se pregunta incluso qué hubiera pasado si el Gobierno municipal de Barcelona “hubiera sido de un partido de derechas” y no “hubieran hecho nada” para evitarlo. Santiago Martín dio la respuesta a los feligreses: “Hoy todos los periódicos y las multitudes estarían pidiendo dimisión”.

Tonos y palabras diferentes

El tono de la alocución de Martín dista del mostrado por el arzobispo de Madrid en la eucaristía que celebraba también ayer en la catedral de Santa María Real de la Almudena: “El terrorismo busca dos efectos: el miedo y el odio”.

De la misma manera, el comunicado del Arzobispado de Madrid también hace referencia a la homilía pronunciada ayer por el cardenal arzobispo de Barcelona en la Basílica de la Sagrada Familia. Allí, Juan José Omella, durante la eucaristía por la paz y la concordia, ante las principales autoridades del Estado, hizo un llamamiento a la cooperación entre la ciudadanía y sus representantes para plantar cara al terror: “Sí, hermanos, la unión nos hace más fuertes, la división nos corroe y destruye”. En varias ocasiones, Omella apeló a la necesidad de arrimar el hombro para “se constructores, artesanos de paz”.

También puso en valor y agradeció la entrega de todos, desde los ciudadanos de a pie a las fuerzas de seguridad y los profesionales sanitarios, “el hermoso mosaico sobre el que se construye la sociedad. Todos unidos por un objetivo común: la paz, el respeto, la convivencia fraterna, el amor solidario”.

Actualizado
21/08/2017
Compartir