Kenia elige presidente en su momento más convulso

  • “Que se acepten los resultados de la votación y no se incite a la violencia”, advierten los líderes religiosos en un mensaje conjunto
  • La población aún está saliendo de la crisis humanitaria provocada por la sequía de febrero, ha sido asesinada una persona clave para vigilar por la limpieza del proceso y está presente la milicia islamista Al-Shabaab

Kenia

Este martes 8 de agosto Kenia celebra unas elecciones presidenciales que llegan en el momento más convulso de su reciente historia: con la población saliendo poco a poco de las devastadoras consecuencias de una sequía que en febrero ocasionó una grave crisis humanitaria (se decretó en 23 de los 47 condados del país y, extendida a Somalia y Etiopía, llegó a afectar a 11 millones de personas entre los tres países), con todos los partidos políticos acusándose entre sí de corrupción y con la amenaza del terrorismo yihadista cerniéndose sobre los sufragios.

De hecho, el jueves 3 de agosto, unos 50 terroristas de la milicia islamista somalí Al-Shabaab atacaron una comisaría en Lafey, en un punto de frontera al norte del país, y asesinaron a un sargento.

Pero, desgraciadamente, el clima de violencia se está extendiendo por todo el país y obedece a causas internas, concretamente políticas. Así, en los últimos días, se han producido una serie de actos violentos que afectan precisamente a ámbitos estratégicos para lo que debería ser una normal convocatoria electoral.

Como informa Fides, el más grave se dio el domingo 30 de julio, cuando apareció en un bosque a las afueras de Kikuyu el cadáver de Chris Msando, responsable del sistema informático de la Comisión Electoral Independiente de Kenia. Secuestrado dos días antes, su cuerpo reflejaba haber sido víctima de torturas (le faltaba un brazo) y, a su lado, yacía muerta una mujer no identificada que tenía un disparo en la cabeza. Ya se ha detenido a tres personas en Uganda.

Su asesinato ha supuesto un shock a nivel nacional, pues Msondo era una pieza clave en el devenir de las elecciones, garantizando públicamente en varias ocasiones que el recuento electrónico de los votos estaría libre de todo fraude. De hecho, la prestigiosa asociación internacional Human Rights Watch (HRW) ha hecho público un comunicado en el que piden al Gobierno que investigue “con urgencia” un episodio que se ha producido justamente “cuando el organismo de administración electoral debía auditar sus sistemas, a una semana del día de las elecciones”.

Novena de los obispos por la paz

La Conferencia Episcopal Keniata sigue al minuto todo lo referente a este proceso electoral. Y con una palabra clara, desde una evidente preocupación. Ya en mayo publicaron un duro comunicado en el que se mostraban muy críticos con las primarias de los distintos partidos para elegir un candidato para las presidenciales, denunciando que estaba surgiendo “el peor lado de la política keniata: la corrupción, la manipulación de los grupos étnicos y el tribalismo, el recurso a escuadrones violentos de reclutamiento de jóvenes sin empleo”.

Ahora, han convocado a nivel nacional una novena para que las votaciones se den en un contexto marcado por la paz y el respeto. Así, desde el domingo 30 de julio y hasta la noche del 7 de agosto, en todas las parroquias del país se orará para que prevalezca “la cultura de la justicia, la paz y la reconciliación”.

Por su parte, en un comunicado conjunto, los líderes religiosos han pedido “que se acepten los resultados de las elecciones y no se incite a los propios seguidores a la violencia para impugnar el voto”. Y han añadido: “Los políticos deben comprometerse públicamente a aceptar los resultados anunciados por la Comisión Electoral Independiente o a presentar una apelación a la corte si no están satisfechos con lo que se anuncie”.

“No tienen derecho a incitar a sus seguidores a cometer actos violentos contra otros keniatas si los resultados no están a su favor”, continúan los líderes religiosos que califican estas acciones como “una estrategia política atroz y malvada”.

El presidente, acusado de manipular las dos anteriores elecciones

En cuanto a las elecciones en sí, repite como candidato el actual presidente, Uhuru Kenyatta. Frente a él se presenta otra vez, como principal representante de la oposición, Raila Odinga, quien ya denunció que sendos fraudes impidieron que él llegara al poder en los sufragios de 2007 (cuando los disturbios posteriores dejaron más de un millar de muertos) y 2013, cuando hubo serias dudas sobre la posible manipulación cibernética del recuento. Algo que no se investigó entonces y que Msondo era uno de los garantes de que no se debía volver a producir. Su asesinato deja una gran incógnita a pocas horas de que se abran las urnas.

Actualizado
07/08/2017
Compartir