Fallece el sacerdote que había sido apuñalado en la Catedral de México

  • A las 12:36 de este jueves 3 de agosto, el padre José Miguel Machorro Alcalá falleció después de un doloroso e infructuoso proceso de recuperación

El Arzobispo Primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera y la Arquidiócesis Primada de México anunciaron de manera oficial el fallecimiento del sacerdote José Miguel Machorro Alcalá, luego de que algunos medios de comunicación dieran a conocer anoche el deceso, confundidos por el parte médico que informaba de la muerte cerebral del padre.
Como se informó en su momento en Vida Nueva Digital, el sacerdote que el pasado 15 de mayo fue atacado en la Catedral de México por un sujeto con un arma blanca, había sufrido una grave recaída en su salud el pasado fin de semana.

En un breve comunicado, la Arquidiócesis Primada de México refirió que el padre Machorro murió luego “de haber padecido un doloroso proceso tras el cobarde ataque que sufrió el pasado 15 de mayo en la Catedral de México”.

“Que el Dios de la vida lo tenga ya en su presencia y que Santa María de Guadalupe dé consuelo y fortaleza a todos los fieles que han padecido junto con él este lamentable hecho, especialmente a sus familiares, que hoy sufren esta irremediable pérdida que a todos nos duele en lo más profundo”, añadió.

El doloroso proceso

Cabe recordar que el padre José Miguel Machorro fue dado de alta del hospital Ángeles Mocel en la Ciudad de México a principios de julio, y convalecía en casa de su madre en Ajalpan, Puebla; sin embargo, hace poco más de una semana fue internado de emergencia por sus familiares en el Hospital General en Tehuacán, en el mismo estado.
La salud del sacerdote se había  complicado debido a un problema intestinal de carácter infeccioso, que le había paralizado el intestino, además de una seria afectación en el riñón.
La familia del sacerdote, al considerar que el Hospital General de Tehuacán tenía algunas limitantes, solicitó ayuda al gobierno local para que fuera trasladado de nueva cuenta a la Ciudad de México para ser atendido, y poderle salvar la vida, pues su estado de salud era muy delicado, e incluso había sido intubado.
Este martes, el padre Machorro había sido llevado en un helicóptero del gobierno estatal al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, en la Ciudad de México; sin embargo, el sacerdote ya no mostró mejoría.
¡Descanse en paz el P. José Miguel Machorro!
Actualizado
03/08/2017
Compartir