Luis F. Ladaria: “Me encuentro en una sintonía espontánea y profunda con el Papa”

  • El nuevo prefecto de Doctrina de la Fe concede a Vida Nueva su primera entrevista
  • “La Iglesia no sirve si se cierra en sí misma, porque estaría fallando en algo esencial que es el anuncio”, dice el arzobispo
  • Entrevista completa solo para suscriptores

Luis Francisco Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

Por primera vez, entre el 11 y el 14 de julio, se llevó a cabo en Buenos Aires –y en Latinoamérica– un Simposio Internacional de Catequética, que tuvo como sede la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina. Organizado por el Instituto Superior de Catequesis Argentina (ISCA), dependiente de la Comisión de Catequesis y Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina, contó con la distinguida participación del arzobispo jesuita español Luis Francisco Ladaria Ferrer, nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Cuando comenzó a anunciarse este Simposio Internacional de Catequética en el mes de mayo, el arzobispo Ladaria era el secretario de dicho dicasterio. Semanas antes de su llegada al país, el 1 de julio, el papa Francisco lo designó prefecto de una de las congregaciones vaticanas más complejas. Sobre tal decisión, Ladaria afirmó: “Cuando el Papa me ofreció este lugar que hoy ocupo, yo le dije: ‘Santo Padre, si usted me lo dice, no hay más que hablar’”.

Convencido de que “la Iglesia no sirve si se cierra en sí misma, porque estaría fallando en algo esencial que es el anuncio”, durante su estancia en Buenos Aires, mediante la Comisión de Comunicación Social del Episcopado argentino, conversó con Vida Nueva en la que es la primera entrevista tras su nombramiento. (…)

PREGUNTA.- En el mundo hay muchas situaciones de pobreza y de exclusión en donde la Iglesia se ve obligada a atender primero cuestiones inmediatas como la alimentación, antes de hablar de la fe. ¿Qué orientación puede dar al respecto?

RESPUESTA.- Tenemos que ir a todo. La Iglesia católica ha tenido siempre un principio, que no es el principio “o, o”, sino el principio “y, y”, es decir, “et, et”. Esto lo dice Jesús en el Evangelio. Hay que tener una visión integral de la persona. Esta es la virtud de la Iglesia católica: no es “amor a Dios o amor al prójimo”, sino “amor a Dios y amor al prójimo”. “Y, y” es católico. (…)

P.- ¿Qué cree que Francisco toma del carisma jesuita y lo lleva a la práctica en su pontificado?

R.- Quizás esta respuesta la tendría que dar alguien que lo vea desde fuera. Puedo decir que me encuentro en una sintonía profunda y espontánea con el Papa. Cuando hablamos, tenemos las mismas preocupaciones. De hecho, cuando el Papa me ofreció este lugar que hoy ocupo, yo le dije: “Santo Padre, si usted me lo dice, no hay más que hablar”. Creo que esta es una cosa que san Ignacio de Loyola la tenía muy interiorizada: lo que el Papa decía era lo que había que hacer. (…)

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
21/07/2017
Compartir