‘Mensaje urgente’: los obispos venezolanos exigen a Maduro “un cambio de rumbo”

  • La Asamblea Plenaria publica un ‘Mensaje urgente’ en el que reitera su oposición a la Constituyente y condena la “represión oficial
  • Convocada una Jornada de Oración y Ayuno para el viernes 21 de julio

Manifestantes protestan ante la policía en Caracas

“Es hora de un cambio de rumbo en la orientación política del Gobierno”. Al término de su 108ª Asamblea Plenaria, hoy 12 de julio, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha vuelto a alzar la voz para recordar que, “aunque la crisis que padecemos los venezolanos data de varios años, en los últimos meses se ha profundizado por la iniciativa del Gobierno de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, cuestionada y rechazada por la mayoría del pueblo venezolano”.

Respeto a la voluntad democrática

Así lo han puesto de manifiesto en un Mensaje urgente a los católicos y personas de buena voluntad en Venezuela, dado a conocer al término del encuentro episcopal, en el que se hacen eco de los clamores de un pueblo que “hoy sufre mucho más”, y que “pide le sea respetada su voluntad democrática, lo estipulado en el ordenamiento jurídico y constitucional, así como la real posibilidad de vivir en concordia, paz, libertad y con un creciente desarrollo humano integral”.

Los obispos, que constatan “una terrible escalada de la violencia”, denuncian cómo “muchas de nuestras comunidades e instituciones son azotadas por grupos paramilitares ilegales que actúan bajo la mirada complaciente de las autoridades”. Y ponen como ejemplo el ataque a los diputados de la Asamblea Nacional del pasado 5 de julio.

Un régimen dictatorial

Por todo ello, y porque esa “represión oficial genera, en ocasiones, respuestas violentas, lo cual contribuye a crear un clima de tensión y anarquía, con sus peligrosas consecuencias”, el texto episcopal reitera una vez más que solo el pueblo puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente, insistiendo en que el proyecto del presidente Nicolás Maduro “pretende imponer al país un régimen dictatorial”. En este sentido, los prelados consideran “una provocación” que el Gobierno convoque para el 16 de julio –fecha en que tendrá lugar “una consulta popular que goza de toda legitimidad” (promovida por la Asamblea Nacional)– “un simulacro de votaciones en algunos centros electorales del país, pues puede generar lamentables conflictos”.

Así las cosas, los miembros de la CEV vuelven a exigir al Ejecutivo nacional la retirada de su propuesta de Asamblea Constituyente, porque “es hora –dicen– de que el Gobierno reconozca la autonomía de los Poderes públicos; abandone la represión inhumana de las manifestaciones de quienes disientan, y se desmantelen y sancionen los grupos armados que, con sus acciones, llenan de zozobra a amplios sectores de la sociedad”. Asimismo, llaman a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a que “cumpla su deber de estar al servicio de todo el pueblo en el respeto y garantía del orden constitucional y no simplemente de un régimen, partido o gobernante”.

En “plena comunión con Francisco”

A lo largo de los once puntos en que se divide este documento de cuatro páginas, los pastores venezolanos ratifican su cercanía al pueblo en estos “tiempos difíciles y duros que vivimos” y, de un modo especial, su “acompañamiento a quienes más sufren”. Mostrando en todo momento también su “plena comunión” con el papa Francisco, “quien, además de seguir de cerca los acontecimientos de nuestra nación, nos invita a buscar soluciones urgentes en paz y concordia entre todos”.

Los obispos concluyen su mensaje invitando “a nuestros hermanos en la fe y a otros creyentes a una Jornada de Oración y Ayuno el próximo viernes 21 de julio, a fin de pedir a Dios que bendiga los esfuerzos de los venezolanos por la libertad, la justicia y la paz”.

Noticias relacionadas
Actualizado
12/07/2017
Compartir