Francisco en el Ángelus: “El encuentro personal con los refugiados disipa miedos”

  • “Sus historias de dolor y esperanza pueden transformarse en oportunidad de encuentro fraterno”, reconoce
  • El Papa traslada su cercanía a Portugal por el incendio que se ha cobrado la vida de, al menos, 57 personas

El papa Francisco, durante el Ángelus del 18 de junio de 2017 plaza San Pedro

El Papa ha recordado a los fieles reunidos a mediodía en la plaza de San Pedro para el rezo del Ángelus que el martes se celebra la Jornada Mundial del Refugiado promovida por Naciones Unidas. A raíz del lema de este año, ‘Con los refugiados. Hoy más que nunca debemos estar de parte de los refugiados’, Francisco ha señalado que “la atención concreta va a mujeres, hombres y niños que huyen de los conflictos, de la violencia y las persecuciones”.

El Pontífice ha pedido una oración por “quienes han perdido la vida en el mar o en los agotadores viajes por tierra”. “Sus historias de dolor y de esperanza pueden transformarse en oportunidad de encuentro fraterno y de verdadero conocimiento recíproco ”, ha deseado el Papa. Para Francisco, “el encuentro personal con los refugiados disipa miedos e ideologías retorcidas, y se convierte en factor de crecimiento en humanidad, capaz de dejar espacio a sentimientos de apertura y para la construcción de puentes”.

Cercanía al pueblo portugués

Francisco además ha invitado a hacer un momento de silencio y de oración como muestra de “cercanía al pueblo portugués por el devastador incendio” que están sufriendo en la región de Pedrógão Grande. El Papa ha recordado que está “causando numerosas víctimas y heridos”.

También ha recordado la inestable situación de la República Centroafricana, cuyos representantes mantienen estos días un encuentro con Naciones Unidas. El Papa ha hecho mención a su visita en 2015, a la vez que ha pedido a los dirigentes que retomen “el proceso de paz como condición necesaria para el desarrollo”.

La eucaristía “hace vivir al mundo”

A raíz de la celebración de la solemnidad del Corpus, que el Papa celebrará esta tarde en la basílica romana de San Juan de Letrán, Francisco ha subrayado que aunque las comunidades cristianas se reúnen cada domingo en torno a la eucaristía, “cada año tenemos la alegría de celebrar la fiesta dedicada a este Misterio central de la fe”.

Comentando las lecturas de la liturgia del día, el Papa ha recordado cómo Jesús se presenta como el “pan de vida”, enviado por el Padre “al mundo como comida de vida eterna”. La salvación que viene de la “sangre derramada por Jesús en la cruz” es la que hace “salir de la esclavitud del pecado y sostiene en el camino hacia la tierra prometida”, ha señalado a la vez que ha presentado a la eucaristía como el “sacramento de su carne entregada para hacer vivir al mundo”.

Por la eucaristía, recalca el Papa, Jesús “se acerca a nosotros, peregrinos en la historia, para alimentar en nosotros la fe, la esperanza y la caridad; para consolarnos en las pruebas; para sostenernos en el compromiso por la justicia y la paz”.

Asimismo, el Pontífice ha recordado la misa y la procesión que se celebrará por las calles de Roma, por primera vez en un domingo y no en jueves. Ha invitado a “todos a participar, aunque sea solo espiritualmente”.

También ha recordado que el martes visitará las localidades italianas de Bozzolo y de Barbiana, patria de la misión de los sacerdotes Primo Mazzolari y Lorenzo Milani. A todos, “especialmente a los sacerdotes” ha pedido la oración en este viaje.

Actualizado
18/06/2017
Compartir