Alá no es el Dios de los terroristas: “No en mi nombre”

cuatro musulmanes hablan con Vida Nueva en la mezquita de San Sebastián de los Reyes Madrid

“Quien mata a una persona sin que esta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra es como si matase a toda la humanidad. Y quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad” (Corán 5:32). Crear puentes de diálogo y entendimiento. Con esta intención, Vida Nueva se encuentra con un grupo de musulmanes en la mezquita de la comunidad Badr, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), que apenas lleva un mes abierta.

¿Qué es el islam para ellos? ¿Qué diferencias existen entre la forma en que viven su fe y cómo lo hacen las personas que llegan a derramar sangre? Pies descalzos y sentados en el suelo de la zona de rezo de los hombres, mientras algunos oran alrededor, debatimos sobre estas cuestiones poco antes de que rompan el ayuno por la celebración del Ramadán. Y de que tenga lugar el rezo que concentra en la amplia mezquita de la comunidad de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes a casi 300 personas.

Nawal Kallouch, 24 años, estudiante nacida en Melilla y afincada en Madrid:

■ “Me da mucha rabia que se nombre a Alá antes de matar a alguien, porque es una frase extraída del Corán, y en el texto se deja bien claro que la vida es sagrada”

■ “Mi vida gira en torno al islam; intento aplicar en mi vida todos los valores que me ha enseñado el Corán: respeto, tolerancia, amor, no juzgar; en definitiva, todas las buenas cualidades humanas se recogen en el Corán”.

Houssein El Ouarachi, 35 años, nacido en Marruecos:

■ “La inmensa mayoría de imanes está en contra de la violencia. Y es que los musulmanes convivimos de forma pacífica en el mundo”.

■ “Los jóvenes que no encuentran su lugar, que no se sienten respetados y que tienen una realidad socioeconómica complicada son carne de cañón para esta lucha, es fácil que caigan en estas redes, porque les inculcan que serán héroes o morirán mártires”.

Said Bensellam, 41 años, politólogo, nacido en Tánger y residente en Madrid:

■ “No se puede llegar a Dios pasando por encima de cadáveres, sino de corazones”, porque “Alá te acompaña siempre y él lo ve todo: si le pegas a tu mujer y rezas cinco veces al día no vas a ir al paraíso”.

■ “Hay que educar a los jóvenes en que van a satisfacer a Alá en la medida en que se comporten con el prójimo”.

Qamar Fazal, 59 años, portavoz de la mezquita Basharat, en Córdoba:

■ “Los musulmanes están viviendo un proceso de decadencia”, porque “hay líderes que están utilizando el islam para cometer actos antirreligiosos: les lavan el cerebro a jóvenes, mayoritariamente pertenecientes a bandas callejeras, que crecen en sociedades europeas y a los que se les ha inculcado el odio hacia Occidente, un odio que el islam no permite”.

■ “Los musulmanes también construimos hospitales y colegios en el Tercer Mundo, las comunidades envían recursos tras desastres naturales y muchos lo dejan todo para ir a ayudar quien lo necesita. Eso sí es islam”

Abdul Saboor Numan, 41 años, imán en España de la comunidad Ahmadía:

■ “Falta una educación verdadera del islam. Hace falta que se dé a conocer el islam verdadero”.

■ “Que los musulmanes sepan el islam a través del Profeta, y de lo que él practicó, no a través de personas que manipulan el mensaje según sus intereses”.

cuatro musulmanes hablan con Vida Nueva en la mezquita de San Sebastián de los Reyes Madrid

De izq. a dcha., Houssein El Ouarachi, Abdul Saboor, Nawal Kallouch y Said Bensellam

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
16/06/2017
Compartir