El cristianismo social de Monseñor Romero a veces resulta molesto para el clero

  • Monseñor Romero sigue denunciando un cristianismo principesco, acomodado. Si el pensamiento de Romero no entra por parte de los pastores, va a ser una experiencia muy particular de un cura o de un laico: Asociación Amigos de Óscar Romero

La semana pasada se llevó a cabo la XXXVI Asamblea Ordinaria del CELAM en El Salvador, siendo la figura del beato Óscar Arnulfo Romero –cuyo centenario de su natalicio se conmemora este año– un punto clave en las reflexiones y celebraciones del Episcopado Latinoamericano.

Vida Nueva Digital México platicó con la Asociación Amigos de Óscar Romero (con sede en España), conformada por un grupo de personas de España y El Salvador, sobre el pensamiento de quien fuera Arzobispo de San Salvador –famoso por su prédica a favor de los derechos humanos y por haber sido asesinado durante la celebración de la Misa en 1980– y sobre la obra social que el beato ha inspirando en ambos países.

Iluminar la realidad desde el pensamiento de Romero

La asociación fue creada en diciembre del 2016 con la finalidad no sólo de extender el pensamiento del arzobispo salvadoreño, sino principalmente para adquirir un compromiso social y político desde la fe, así como para promocionar diferentes proyectos sociales.

El Presidente de la Asociación, el sacerdote español Ángel Hernández Ayllón, explica que ésta surgió a raíz de algunos viajes que varias personas realizaron a El Salvador siguiendo las huellas de Monseñor Romero, cuyo pensamiento y espiritualidad lo han guiado de manera personal en su actividad pastoral como sacerdote: “siempre ha sido un referente en mi vida”.

Narra que él y otros amigos llevaban mucho tiempo soñando con hacer algo que iluminara, desde la figura de Mons. Romero, las diferentes realidades que se viven en España, y de esta manera universalizar su pensamiento, “actualizándolo en nuestro aquí, y en nuestro ahora, en la realidad geográfica, cultural, política, económica y social que vivimos”.

“Siguiendo el ejemplo de Mons. Romero –añade– queríamos promover la denuncia profética y la solidaridad con aquellos que están padeciendo en nuestra sociedad situaciones de injusticia, y falta de derechos y oportunidades. Y queríamos hacerlo desde la participación ciudadana en lo público, que animara y llevara a poner una mirada comprometida hacia todos los que sufren”.

Fue así que decidieron conformar la asociación, misma que también busca promover y exhortar una apertura a la trascendencia de Dios mediante los signos sacramentales de su gracia, la oración y la meditación de la Palabra de Dios. Y es que –dice– para un cristiano, la garantía de un compromiso por la justicia ha de ser desde unos principios de fe, y no desde la sola implicación humana en esas cuestiones.

Un pensamiento que sigue incomodando 

–¿Cuáles han sido los principales obstáculos que han encontrado para dar a conocer la figura y pensamiento de Mons. Romero?

–La verdad es que obstáculos, como tal, no hemos encontrado. La comunidad cristiana a la que pertenecemos ha respondido a la llamada, de una forma activa y comprometida. Ahora bien, quizá la respuesta no haya sido igual por parte del clero. Mons. Romero plantea un cristianismo social, político y comprometido. Eso muchas veces, resulta molesto. A veces es mas cómodo vivir desde “dentro de la iglesia” y cuesta más vivir el “salir a la calle” y comprometernos con las realidades sociales que nos encontramos.

A nivel de Iglesia –explica el P. Ángel Hernández Ayllón– “Mons. Romero sigue representando un cristianismo no burgués, y sigue denunciando un cristianismo principesco, acomodado. Si el pensamiento de Romero no entra por parte de los pastores, va a ser una experiencia muy particular de un cura o de un laico. Ésta es una de las mayores dificultades que nos hemos encontrado”.

–En este momento de la historia de España, ¿qué papel juega la figura y pensamiento de Mons. Romero?

–España está viviendo un momento en el que social y políticamente hay mucha crispación, y en el que el sentido religioso de las personas se margina a nivel social. Por ello, sería fundamental vivir, en el aquí y en el ahora, dos de los elementos de la vida de Romero: la dimensión política de la fe y la entrega martirial. Necesitamos que la comunidad cristiana adquiera ese compromiso socio-político y poder vivir desde la Verdad, que irremediablemente nos va a llevar a vivir nuestra vida de una forma martirial y comprometida.

Sensibilización, compromiso y acogida

Al preguntarle sobre los proyectos sociales que promueve concretamente la Asociación Amigos de Óscar Romero, el P. Ángel Hernández habló, en primer lugar, de las actividades de sensibilización en favor de las situaciones de vulnerabilidad y exclusión que se viven actualmente. “Para ello –agregó– contamos con una exposición fotográfica itinerante sobre la ‘Vida, Obra, Martirio y Actualidad de Monseñor Romero’; realizamos diferentes charlas y conferencias, video-forums… y también tenemos una página de difusión a través de Facebook y grupo de WhatsApp en las que compartimos mensajes de Monseñor Romero, sus homilías, actos importantes, etc.

Otro tipo de actividades tienen que ver con la cooperación y el compromiso con proyectos sociales en El Salvador. Dijo que actualmente están trabajando en tres proyectos: el “Hogar Inmaculado Corazón de María”, para niños huérfanos y abandonados, en Izalco; el “Hospital Divina Providencia (Hospitalito), y la Escuela parroquial San Francisco de Asís, estos dos últimos en San Salvador. “Para sacar fondos para estos proyectos llevamos a cabo campañas de apadrinamientos, de búsqueda de socios, realizamos comidas solidarias, recogidas de material escolar, etc.”

Por último están las actividades de acogida de personas en exclusión social (drogodependientes, presos, inmigrantes…). “En la ciudad de Soria, mi casa es el ‘Hogar Monseñor Romero’, que es Casa de Acogida para personas en situación de necesidad”.

–Desde su punto de vista, ¿cuál es el principal legado de Mons. Romero al mundo y a la Iglesia?

–El pensamiento de Mons. Romero sigue siendo muy actual. Son muchas las cuestiones que plantea aplicables a la realidad social y eclesial que vivimos actualmente. La opción preferencial por los pobres es el mayor legado para el mundo y para la Iglesia, con la denuncia profética de las injusticias sociales. Como cristianos, el mayor legado es ver que sí es posible vivir la fe de una forma comprometida. Hacer una lectura histórica de la fe es una de las claves de Romero, él predicaba desde una lectura creyente de la realidad, y a la vez, iluminaba esa realidad con la Palabra.

Para el sacerdote español, es muy importante configurar la comunidad cristiana desde el Pueblo de Dios, favoreciendo la parte activa de todo bautizado: “es muy importante que la clave para leer el Evangelio sea desde las bajuras, desde los pobres. El mensaje de la Iglesia tiene que ser liberador, atendiendo a tres cuestiones: partiendo de la realidad; uniendo fe y caridad, y liberando toda realidad humana, pero especialmente yendo a la causa del pecado.

Finalmente, sobre las actividades que como asociación están realizando de cara al centenario del natalicio de Mons. Romero, explicó que en marzo pasado se realizó en Soria, España, la “Semana de Romero”, con diferentes actos y celebraciones de conmemoración del 37 aniversario de su martirio. Se contó con la presencia del Sr. Embajador de El Salvador en España, y otras personalidades.

“La exposición fotográfica ha estado expuesta durante dos meses, siendo muchos visitantes de la ciudad los que han podido apreciarla. Además, realizamos diferentes actos de sensibilización, charlas coloquios con otras asociaciones, etc.”

El P. Ángel Hernández aseguró que es muy posible que este año viajen en agosto a San Salvador para celebrar el centenario junto a sus hermanos salvadoreños.

Noticias relacionadas
Actualizado
15/05/2017
Compartir