Samuel no vivió para contarlo

“Siempre supe que el cuerpo de la playa era el suyo”, dice el padre del pequeño que apareció en las costas de Cádiz

Aimé Kabamba, padre de Samuel, niño congoleño que apareció muerto en la playa de Barbate Cádiz y su madre Veronique en Argelia

Aimé Kabamba, el padre del pequeño Samuel, durante el funeral

RUBÉN CRUZ | Nicho 1.063 del cementerio de Barbate (Cádiz). Allí descansa Samuel, el menor congoleño de seis años que la marea arrastró hasta la playa de la Mangueta en Zahora. El 14 de enero, una embarcación con diez personas a bordo partía de Marruecos rumbo a España. Nunca llegaron. Ese mismo día el mar trajo los cuerpos sin vida de seis personas hasta la costa. Dos semanas más tarde aparecería Samuel. Y casi un mes después, su madre, Veronique Nzazi, con quien viajaba a nuestro país a la desesperada para buscar cura al cáncer que ella padecía y que, ante la falta de medios, no podían tratarle en República Democrática del Congo. De las otras dos personas que viajaban con ellos no se sabe nada. El Estrecho se los tragó.

“¡Samuel, aquí no, esta no es tu casa!”. Es el grito de dolor de un amigo de la familia, con lágrimas en los ojos, en el entierro del menor el pasado 10 de marzo. Es el único momento en que su padre, Aimé Kabamba, se rompió. Llevaba ocho meses sin ver a su hijo. Ante la recomendación del médico de que Veronique intentara tratarse en Europa, la familia gestionó, sin éxito, el visado en Congo. Samuel y su madre pusieron rumbo a Marruecos, donde pensaron que sería más fácil. Pasaron los meses y Veronique, sin avisar a su marido, emprendió el viaje en barco para encontrar cura, pero no solo para ella, sino para su hijo, quien padecía una afección pulmonar.

Al estar varios días sin poder contactar con su mujer, Aimé se temió lo peor. A través de un contacto en Marruecos se enteró de que su mujer y el menor de sus seis hijos habían desaparecido en el mar. Ha sido un mes de angustia. Al llegar a España para hacerse las pruebas de ADN, se confirmaron sus peores augurios. Mientras, en Argelia encontraban el cuerpo de Veronique. Ella fue enterrada allí. Decidieron no repatriar el cuerpo debido al estado en que se encontraba. Por ello prefirieron que Samuel descansara por siempre en España. Y es que “el hecho de que madre e hijo no yazcan juntos está mal visto por la sociedad congoleña”, explica el padre.

El cadáver de Samuel iba a ser enterrado en uno de los nichos altos del cementerio de Barbate. Sin embargo, una vecina adquirió uno de los de la primera hilera (1.600 euros) para que todos los vecinos puedan llevarle flores y limpiar su lápida con facilidad. “No habéis conocido a Samuel, pero lo habéis amado y le habéis abierto el corazón”, dijo el tío del menor a los asistentes al funeral. Más de 200 personas se despidieron de Samuel, puesto que el Obispado de Cádiz puso un autobús para que quien quisiera, acompañara a la familia congoleña en estos momentos.

La parroquia de San Paulino (Barbate) acogió el funeral, un acto ecuménico, puesto que su familia es evangélica; de hecho, su padre es pastor de una iglesia en Congo. El director del Secretariado de Migraciones de Cádiz, Gabriel Delgado, que ofició la ceremonia, señalaba que “el drama de la muerte de Samuel es un símbolo de la muerte de muchos niños migrantes. Más de un tercio de los inmigrantes fallecidos son niños. Además miles de ellos permanecen en campos de refugiados, pasándolo muy mal, a la espera de que Europa les abra las puertas”. (…)

Publicado en el número 3.028 de Vida Nueva. Ver sumario

 


CÓMO LEER EL REPORTAJE COMPLETO:

* Si eres suscriptor de la revista: léelo ahora

* Si quieres comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva. En el nº 3.028: para iPad o para Android

* Suscríbete a Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
17/03/2017
Compartir