Javier Gomá y ‘La imagen de tu vida’: meditaciones de un huérfano

El filósofo reivindica la ejemplaridad póstuma a la que lleva una vida “digna y bella”

Javier Gomá, filósofo

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | La “imagen de la vida” –esa “imagen” que queda de nosotros en este mundo cuando ya no estemos– es un concepto que ha acompañado al filósofo Javier Gomá (Bilbao, 1965) desde los orígenes de su filosofía y su lúcida Tetralogía de la Ejemplaridad, que nació en 2004. “La noción ya se presenta en mi primer libro, Imitación y experiencia, capítulo sobre el ejemplo moral. Y se repite en cada una de las siguientes entregas de la tetralogía –explica–. Y luego Filosofía mundana incluye un microensayo con ese mismo título, La imagen de tu vida. De manera que es un concepto que me ha acompañado desde el principio de mi literatura”.

Al compás de la conmemoración del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes y, sobre todo, esa “conmoción no prevista” de la muerte de su padre, Gomá publica ahora un nuevo libro –es, no podía ser otro su título, La imagen de tu vida (Galaxia-Gutenberg)–, en donde amplía ese concepto fundamental de la ejemplaridad y lo enfrenta a la muerte.

“Lo que ocurre es que solo terminada la tetralogía sobre la ejemplaridad podía ensayar una radicalización de esta –manifiesta a Vida Nueva–. La tetralogía versa sobre una ejemplaridad dinámica, abierta y en movimiento; mientras que la imagen de la vida designa esa ejemplaridad, pero póstuma y en este sentido, general, definitiva y memorable. El centenario y mi orfandad fueron, en ese sentido, ocasión para desarrollar una noción que llevaba madurando dentro largo tiempo”.

En el libro sobresale esa poderosa definición que hace Gomá de la vida como “la lenta gestación del ejemplo póstumo”, pero, básicamente, pone en primer plano la necesidad de que recuperemos la conciencia de nuestra mortalidad frente a ese vivir siempre el instante que hoy triunfa. “Ciertamente, hoy la muerte está por todas partes, desde los telediarios a los videojuegos. Lo que en cambio se nos escamotea es la mortalidad, la conciencia moral de nuestra muerte, nuestra condición finita, nuestra consustancial contingencia”, apunta Gomá.

Es esta conciencia de la mortalidad la que, insiste, mueve realmente nuestras vidas. “Y he aquí que de la conciencia de nuestra limitación ontológica brota todo lo que hace la vida digna de ser vivida: el amor, la ternura, la compasión, el arte, la solidaridad, el derecho, la ciencia, la técnica, la filosofía y la religión. Son reacciones todas ellas a la conciencia de nuestra vulnerabilidad íntima, nuestra realidad radical y más profunda. Pero hoy predomina la actualidad sobre la realidad”. Y por ello afirma: “Este libro quiere contribuir a que el lector trabaje más para la realidad –la ejemplaridad póstuma– y menos para la espuma de la actualidad”.

Publicado en el número 3.024 de Vida Nueva. Ver sumario

 


CÓMO LEER EL ARTÍCULO COMPLETO:

* Si eres suscriptor de la revista: léelo ahora

* Si quieres comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva. En el nº 3.024: para iPad o para Android

* Suscríbete a Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
17/02/2017
Compartir