Monjas medievales… y libres

claustro del monasterio de Sant Daniel Girona

El proyecto ‘Paisajes espirituales’ de la Universidad de Barcelona reconstruye la historia de los conventos femeninos durante la Edad Media y desmonta tópicos

claustro del monasterio de Sant Daniel Girona

Claustro del monasterio de Sant Daniel, en Girona

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | “La sociedad contemporánea vuelve a interesarse enormemente por el mundo medieval, en el que descubre con sorpresa espacios de libertad –y de libertad femenina– mucho mayores de lo sospechado y ocultos bajo los tópicos que se han hecho caer sobre la Edad Media, su espiritualidad, sus monasterios y sus mujeres. Al enfocar la mirada sobre ellas nos llevamos una gran sorpresa”, explica Blanca Garí, catedrática de Historia Medieval de la Universidad de Barcelona (UB) y directora del proyecto Paisajes espirituales. Garí es también, junto a Núria Jornet, la investigadora principal de un ambicioso proyecto de investigación en el que todo el protagonismo lo tienen los avances historiográficos sobre los monasterios femeninos en la Edad Media.

Paisajes es el resultado de una inquietud ante el desconocimiento acerca de la realidad monástica femenina medieval en profundidad y de su impacto social en la historia de la Edad Media –responde Garí a Vida Nueva–. Esta era a nivel internacional una página casi en blanco que, en las últimas dos décadas, muchos grupos de investigación y proyectos han ido llenando poco a poco. Se ha avanzado muchísimo en este terreno, porque el interés es muy grande”.

El proyecto que lideran Garí y Jornet es heredero de trabajos e investigaciones sobre la espiritualidad femenina que nacieron hace algunos años en Cataluña –de la mano de un grupo de investigadoras de la UB– y que se han ido extendiendo con el tiempo a otros grupos de investigación y al estudio de otros reinos de la península, así como a las áreas de influencia de la Corona de Aragón en el Mediterráneo: Sicilia, Nápoles, Cerdeña. Al mismo tiempo que participan en redes y proyectos colaborativos con muchos equipos de Europa.

“El objetivo es visibilizar la realidad compleja y rica de la espiritualidad femenina en la Edad Media enmarcándola en el paisaje general de Europa para entender en profundidad el alcance de su papel en las transformaciones intensas que se vivieron entre los siglo XI y XVI. Eso queremos saber. Y, sobre todo, queremos que la historia de la espiritualidad femenina deje de ser un apéndice de la historia de la espiritualidad general, que se sobrentiende casi siempre en primera instancia como masculina”, añaden las historiadoras.

monasterio de Santa María la Real de las Huelgas Burgos

Santa María la Real de las Huelgas (Burgos)

Por ejemplo, que se desmonten tópicos sobre el papel de las mujeres en los monasterios. La profesora de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, Raquel Alonso, ha estudiado Santa María de las Huelgas (Burgos). Y entre las conclusiones preliminares de su investigación señala: “Salían habitualmente para visitar a su familia o confirmar donaciones al monasterio, y también entraban laicos a las zonas de recogimiento”. Además, ha revelado la cohabitación de la comunidad con el colegio de capellanes, incluso en las zonas de clausura.

Otra investigadora, Layra Cayrol Bernardo, ha indagado en el convento de San Pelayo (Oviedo) y descubierto cómo convivieron comunidades femeninas y masculinas en lo que fue un monasterio dúplice, un dato que apenas se conocía hasta ahora. La creación del vecino monasterio de San Vicente acabó por recoger a la comunidad masculina. En cualquier caso, ambas investigadoras aclaran que las órdenes benedictinas y cistercienses eran las más laxas, pero no era el caso de las más modernas, las franciscanas y dominicas.

Una nueva mirada

El amplio calado de Paisajes espirituales lo enmarca Garí muy gráficamente: “Dicho de una manera muy simple: si estudiando la Edad Media situamos los espacios de espiritualidad femenina en un mapa; los monasterios en un entorno rural o urbano; las monjas interactuando en el interior de los espacios sagrados; los objetos en sus espacios de uso; y las relaciones, el movimiento y la circulación de ideas en una red, ¿qué sucede?”. Una nueva mirada para afrontar la investigación histórica y, por tanto, de ella se registran conclusiones muy distintas a las que se tenían hasta ahora: “Por razones evidentes, hombres y mujeres jugaron papeles distintos en la espiritualidad medieval, a veces, no siempre, complementarios, a veces, no siempre construidos desde el diálogo. Nosotras queremos plantear las potencialidades de un estudio del monacato femenino a la vez integrado y sexuado, es decir, un estudio que visibilice de forma normalizada su presencia en el conjunto de la espiritualidad general, pero que también registre la diferencia propia de la espiritualidad femenina medieval y su específica relación con el entorno”.

El proyecto de Paisajes espirituales enfoca la realidad de la espiritualidad femenina medieval en diversos niveles aparentemente muy distintos, como los que enumera Garí: “Una aproximación al análisis territorial del monacato femenino, una topografía del patrimonio de un monasterio desde una perspectiva arqueológica, una cartografía de la vida monástica a través de los inventarios de sacristía de un convento o el análisis de redes de reforma, solidaridad y disidencia mediante la aplicación adaptada de metodologías procedentes de modelos matemáticos”.

interior del monasterio de Santa María de Cañas La Rioja

Santa María de Cañas, en La Rioja

El monasterio y su entorno constituye el segundo de los ejes de trabajo del proyecto. “A partir del geoposicionamiento previo de espacios formales e informales de espiritualidad femenina medieval –un atlas de monasterios de diversas órdenes, conventos de terciarias, comunidades de beguinas, ermitañas, y, más en general, mulieres religiosae–, hacemos especial hincapié en el análisis territorial de los emplazamientos monásticos y en las redes y tejidos de interconexión y circulación de ideas e influencias”. Incluso la topografía del paisaje concreto de cada monasterio, su relación con la red de caminos, con el entorno urbano o rural que lo acoge, con los mercados, molinos, iglesias u otros monasterios.

Las investigaciones, que también exploran las redes espirituales que crearon estas comunidades, también se centran en el monasterio interior. Como concluye Garí: “Uno de los ejes conductores de algunos trabajos recientes acerca del horizonte cultural de las comunidades femeninas medievales ha sido el ‘descubrimiento’ de una topografía interior del monasterio, en la que los libros, los textiles, los objetos litúrgicos y de la vida cotidiana y, muy especialmente las prácticas, adquieren una corporeidad desconocida hasta el momento”.

Plataforma digital para todos

Un rasgo peculiar de Paisajes espirituales es que también es una plataforma digital Una comunidad virtual, histórica y femenina… destinada a muy diversos públicos. “Paisajes quiere ser un espacio de diálogo y conocimiento sobre una realidad de nuestro pasado que es de todos y todas y que, a veces, ha sido muy mal interpretada, creando tópicos que, en lo que respecta al monacato, suelen ser muy restrictivos de su potencia y significación”, como aclaran Blanca Garí y Núria Jornet.

En búsqueda de ese diálogo e interacción, además de la investigación histórica, Paisajes propone experiencias formativas y de participación, así como espacios compartidos a través de las redes sociales. Incluso un curso online bajo el título A voice of their own: Women’s Spirituality in the Middle Ages, en inglés, pero subtitulado en español y catalán.

Publicado en el número 3.023 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
10/02/2017
Compartir