La excepcional ceremonia ecuménica en la Catedral de Lund

papa Francisco en Suecia viaje visita para conmemorar 500 años Reforma y diálogo católicos y luteranos 31 octubre 2016

El templo y el ambiente fraternal, las dos claves de la histórica cita entre católicos y luteranos

papa Francisco en Suecia viaje visita para conmemorar 500 años Reforma y diálogo católicos y luteranos 31 octubre 2016

Francisco, con la arzobispa sueca Antje Jackelén, hoy en la Catedral de Lund

ANTONIO PELAYO, enviado especial a MALMÖ | Tarde muy intensa y muy cargada de significados la de Francisco. Puestos a escoger, no me cabe duda que la ceremonia conjunta luterano-católica en la imponente Catedral Luterana de Lund se lleva la palma, frente a los otros dos encuentros ecuménicos de la jornada: el evento ecuménico en el Malmö Arena y el encuentro con las delegaciones ecuménicas.

En primer lugar, el marco era digno del acontecimiento que albergaba: un templo cuyos orígenes se remontan al siglo XI y que ha sido escenario de diez siglos de historia de la cristiandad en Suecia.

En segundo lugar, porque, a pesar de su solemnidad (estaban presentes los reyes Gustavo y Silvia y el primer ministro, Stefan Löfven), la atmósfera era fraternal e imbuida de un altísimo sentido de la excepcionalidad de la ceremonia.

Añadiría una felicitación a la participación coral, con tanto colorido en las voces como en los vestidos y tocados de las cantantes. Todo tan distinto de la monotonía de la Capella Sixtina

Francisco ha hecho un magnífico discurso; y antes de él, el presidente de la Federación Luterana Mundial ya mostraba el acercamiento que se está produciendo entre católicos y luteranos gracias al recuerdo del “reformador”, depurado de sus caricaturas y manipulaciones.

Comienzan así las conmemoraciones del “Año de Lutero”, al que, por cierto, el sesudo periódico Frankfurter allgemeine Zeitung dedicaba su portada con este sorprendente título: “Lutero el anticapitalista”.

Con respecto del acto ecuménico en el Malmö Arena, me quedo con esta frase: “El diálogo entre nosotros [católicos y luteranos] ha permitido profundizar la comprensión recíproca, generar mutua confianza y confirmar el deseo de caminar hacia la comunión plena”.

El acto parecía, al principio, un concurso de Eurovisión: escenario grandioso con una cruz como pasarela, coros de gospel magníficos y presentadoras dignas de un espectáculo televisivo. El Papa ha disfrutado mucho.

 


ESPECIAL PAPA EN SUECIA:

SOLO SUSCRIPTORES [PDF COMPLETO]:

  • A FONDO: Roma y Lutero se abrazan al fin en Suecia; por Antonio Pelayo, enviado especial
  • ENTREVISTA: Anders Arborelius, obispo de Estocolmo: “Este viaje es un gesto profético entre los conflictos y las dificultades”; por Darío Menor, enviado especial
  • OPINIÓN: Imperativos comunes; por Antje Jackelén, arzobispa primada de la Iglesia luterana de Suecia
  • OPINIÓN: Lutero anticapitalista; por A. Pelayo

DISCURSOS:

CRÓNICAS:

NOTAS DE ANTONIO PELAYO, enviado especial:

PARA SABER MÁS:

Actualizado
31/10/2016
Compartir